La capacidad que el BOE reconoce a Javier

Un joven de Oleiros, con un 65 % de discapacidad intelectual, logra una plaza tras 8 años opositando. El boletín lo publicará en verano


A Coruña

El hombre de la fotografía se llama Javier. Ella, Lucía. Con el juego de miradas y el ligero desenfoque sobre la mujer, el fotógrafo Marcos Míguez ya nos avanza que quien protagoniza esta historia es él, Javier Prieto, de 36 años y vecino de Oleiros. ¿Por qué incluimos a Lucía en el mismo marco? Porque sin ella, Javier no habría conseguido lo que nos ha llevado a realizar este reportaje.

El nombre de Javier Prieto saldrá este verano en el BOE, un boletín de redacción aburrida pero que ese día contará una hazaña. Allí dirá que se le asigna un puesto de trabajo como personal laboral del Estado en Ferrol. A día de hoy aún queda una incógnita por despejar: si ese puesto estará en el Museo Militar de Documentación o en la residencia militar. «Pero a Ferrol me voy seguro», sentencia, repitiendo alguna sílaba de la frase.

Javier es la metáfora del tesón y el éxito. Nació con una discapacidad intelectual de 65 % y lleva desde el año 2010 preparando oposiciones. En parte, porque es lo que ha visto en casa. «Mi madre es funcionaria en Culleredo, y mi abuela tuvo un trabajo similar», explica. Y fue su madre, experta en oposiciones, quien dirigió sus primeros intentos para entrar en la Administración para bedel a nivel nacional, para el Parlamento de Galicia o incluso las últimas de Hacienda. Paralelamente, trabajó en las naves de Gadisa (Betanzos) y en Lamastelle (Oleiros). «Pero me di de baja porque quería estudiar en serio», dice Javier. Y en serio se lo tomó. Más aún cuando se cruzó en su camino Lucía López, logopeda en la Asociación de Pais de Nenos e Persoas con Discapacidade das Mariñas Coruñesas (Dismacor). Ella le allanó las asperezas del lenguaje, suavizó las dificultades que su cerebro ponía a expresiones abstractas, le enseñó técnicas para dominar los nervios, en unas clases colectivas con siete jóvenes con características similares a las de Javier. «Fixemos moitos exames tipo test, facíalles ler todo con calma para que comprenderan e asimilaran o que se lles pedía», insiste Lucía. Las clases se intensificaban los sábados por la mañana.

Dio resultado. Los siete pasaron la primera criba pero tras la fase de méritos solo Javier traspasó la línea final el año pasado. Tras la burocracia de los recursos, desde hace unas semanas ya sabe que su futuro laboral está en Ferrol. «Tengo coche y carné, podré ir desde aquí». Entonces mira a Lucía: «Sin ella hubiera sido imposible». «O mérito é todo seu», concluye la logopeda. «El quería ter un traballo para toda a vida, e o conseguiu, Javier consegue todo o que se propón». La oposición ofertaba 279 plazas a personas con discapacidad en todo el territorio nacional. Se presentaron cerca de 6.000.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

La capacidad que el BOE reconoce a Javier