Rosalía se «corta» las uñas para salir en «Vogue»

La artista aparece en portada de la publicación de moda sin uno de sus rasgos más identificativos

Rosalía, en plena actuación en la noche del sábado en O Son do Camiño
Rosalía, en plena actuación en la noche del sábado en O Son do Camiño

a coruña

Las uñas largas y mutantes de Rosalía son ya un icono de la cultura pop. Como el guante blanco de Michael Jackson, el sombrero de copa de Slash o la gasfas estravagante de Elton John, las manos de la artista catalana han dado la vuelta al mundo convirtiéndose en uno de sus rasgos definitivos.

Sin embargo, ha renunciado a ello en la revista Vogue que hoy ha salido a la venta. En la portada la artista aparece sin sus uñas. Se trata de una sesión hecha con el prestigioso fotógrafo Peter Lindbergh.

ROSALÍA CON SUS CARACTERÍSTICAS UÑAS A LA IZQUIERDA Y TAL Y COMO SALIÓ EN «VOGUE» A LA DERECHA
ROSALÍA CON SUS CARACTERÍSTICAS UÑAS A LA IZQUIERDA Y TAL Y COMO SALIÓ EN «VOGUE» A LA DERECHA

Según la directora de la publicación, Eugenia de la Torriente, la iniciativa responde a una particular simbiosis: «Como cualquier otra relación romántica, el idilio de música y moda necesita de escenas de leyenda como esta para alimentarse».

Tal y como recalca Sony Rosalía es la primera cantante española que ocupa la portada de Vogue España. Ello da una idea de la dimensión extramusical que está alcanzando esta artista que, además de la música, se ha movido en el terreno de la moda y la interpretación.

El falso éxito internacional de Rosalía

ADRIAN VOGEL
ROSALÍA EN LA PRESENTACIÓN DE SU DISCO «EL MAL QUERER»
ROSALÍA EN LA PRESENTACIÓN DE SU DISCO «EL MAL QUERER»

El ejecutivo discográfico y escritor Adrian Vogel analiza el fenómeno pop del momento. Sostiene que se ha creado un «humo decifictario» alrededor de la la creadora de «El mal querer» (Artículo publicado el 11 de febrero de 2019)

Desde hace tiempo se conoce que la sobreexposición es perjudicial para el objetivo fijado y resulta contraproducente. Porque puede causar el efecto contrario al perseguido. Concretado al marketing musical esto se traduce en lo siguiente:

 -Antiguamente las radio formulas machacaban las canciones de éxito. Esto se podía traducir en ventas de sencillos. El mercado discográfico estaba dividido en sencillos y álbumes. Prevalecían criterios como el poder adquisitivo directamente relacionado con la edad del comprador, el tipo de música, la credibilidad del artista, etc. Se daba el caso que excelentes artistas de rock eran considerados horteras porque sus discos sonaban en los 40 Principales y copaban las listas de éxitos. La Creedence Clearwater Revival es un claro ejemplo. Por el contrario, Led Zeppelin se negaban a editar singles para evitar esta situación. Y eso que los tenían estupendos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Rosalía se «corta» las uñas para salir en «Vogue»