El milagro de Chernóbil: la vida se abre camino

En ausencia de seres humanos, los animales están proliferando en la zona de exclusión de forma espectacular. Representa el caso de regeneración de la naturaleza más sorprendente que existe

El relato de la vida en la Tierra se cuenta por miles de millones de años. En toda la historia jamás ha existido una especie tan hostil como el ser humano. La fauna y la flora del mundo sufre hoy el mayor ataque de todos los tiempos, como pone de manifiesto la tasa actual de extinción de seres vivos, que no tiene precedentes según el último informe de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad (IPBES).

El caso más extraordinario que evidencia el impacto que tiene la actividad humana se encuentra en Chernóbil. Tras la explosión de la central nuclear en abril de 1986, el Gobierno de la Unión Soviética se vio obligado a evacuar a cientos de miles de personas y a crear una zona de exclusión que no podrá habitarse en los próximos 20.000 años.

Sin humanos, la vida hoy se abre camino. «Estamos hablando de una región muy amplia que fue abandonada por los humanos hace treinta años. Es un lujo que no ocurre en ningún otro lugar de Europa. Y claro, sin ruido, luz, pesticidas y caza, los animales han proliferado de forma espectacular», reconoce Germán Orizaola, biólogo del grupo de Ecología en Ambientes Extremos de la Universidad de Oviedo.

Orizaola lleva cuatro años viajando cada primavera hasta la ciudad ucraniana para investigar en la zona de exclusión, que abarca un radio de más de cuarenta kilómetros alrededor de la central, esta inesperada explosión de vida. «Te encuentras de todo: osos pardos, bisontes, caballos salvajes, linces, alces y más de doscientas especies de aves, entre otras muchas especies. La biodiversidad es realmente muy rica», asegura.

 

Y al contrario de lo que uno podría imaginar, los nuevos habitantes de Chernóbil se encuentran sanos. «A nivel de individuo sí que se han visto pequeños efectos de la radiación, sobre todo los investigadores que trabajan con aves. Por ejemplo, golondrinas que no producen esperma o que tienen su sistema inmune dañado. Pero incluso en los sitios más contaminados hay especies que gozan de muy buena salud. Yo he trabajado a menos de un kilómetro del reactor y he encontrado una población de anfibios fantástica», confiesa. Esta increíble proliferación de vida fue retratada en el capítulo Bosques de la serie Our Planet, presentada por David Attenbourough. 

A Chernóbil se la conoce como la ciudad fantasma, pero a través de los ojos de Germán se parece más bien a un parque nacional. «Desde un punto de vista científico es un espacio muy interesante que permite conocer cómo reacciona la vida en situaciones extremas. Desprende además una magia especial y ofrece una lección que debería hacernos reflexionar. Somos una especie muy negativa. Nuestra simple presencia supone una amenaza. Quizás la mejor ayuda que podemos brindarle a la naturaleza sea que nos hagamos a un lado. Ella sola podrá regenerarse. Chernóbil representa el mejor ejemplo», subraya.

Chernóbil, ellos estaban en la zona cero: «Yo arrojaba arena, plomo y dolomita al reactor desde un helicóptero»

césar toimil
Vistas de la ciudad abandonada de Pripyat, donde vivían los trabajadores de la planta nuclear
Vistas de la ciudad abandonada de Pripyat, donde vivían los trabajadores de la planta nuclear

La serie de HBO vuelve a dar protagonismo a los héroes salvaron a millones de personas que hace más de tres décadas ; el fotógrafo de La Voz César Toimil ha viajado durante años al área de exclusión para captar sus vivencias e imágenes

Ignatenko, Shcherbina, Akimov, Legasov... Si de algo ha valido la serie de HBO sobre Chernóbil ha sido para poner nombre a algunos de los héroes que hace más de tres décadas salvaron a millones de personas desde un inhóspito rincón de Ucrania. Porque lo que allí ocurrió nos habla de esa doble cara del ser humano. De su capacidad para meter la pata y de ser una heroica víctima de sus propios errores. Saltaban todas las alarmas cuando sonó el nombre de Craig Mazin como autor de la producción. Mazin, responsable de películas como Scary Movie y Resacón en las Vegas, no parecía dar el perfil para tratar un tema tan delicado pero el resultado ha sido soberbio. Relata con bastante fidelidad los acontecimientos y, sobre todo, no se recrea en el sensacionalismo facilón tan recurrente cuando se habla de la tragedia. Nos propone una mirada rigurosa, bien documentada y magistralmente interpretada.

Seguir leyendo

Votación
39 votos
Comentarios

El milagro de Chernóbil: la vida se abre camino