El cambio climático amenaza el carácter atlántico de los gallegos

Según los expertos, con más horas de sol aumentarán las relaciones sociales, generando una personalidad más propia del Mediterráneo

Combatiendo el calor con un helado en Covas, Viveiro
Combatiendo el calor con un helado en Covas, Viveiro

La identidad de Galicia está vinculada a su clima. No podía ser de otra forma en la comunidad donde más llueve de la Península. Incluso en Europa cuesta encontrar una zona con tanta precipitación. Solo en el norte de Escocia se acumula más agua cada año. «El clima gallego se considera oceánico en la clasificación de Koppen, bastante suave y con diferencias entre verano e inverno que son menos acusadas que en otros lugares. La presencia del Atlántico y la circulación del oeste típica de las latitudes medias provocan estas condiciones», reconoce Juan Taboada, de MeteoGalicia.

El gris que cubre a menudo el cielo de Galicia, del que se han escrito muchas canciones, ha influido en la organización social, la arquitectura y las tradiciones. «La personalidad cultural es muy marcada y diferenciada en el contexto ibérico. La humedad, los mil ríos, las temperaturas suaves, la alternancia de sol y lluvia han permitido el cultivo de la vid pero también de las patatas o la cultura de la leche y del bosque», explica Carlos Ferrás, profesor de Geografía Humana de la Universidade de Santiago.

Galicia es verde por el clima y la agricultura y la pesca están adaptadas a las condiciones ambientales, al igual que la fauna y la flora. También el carácter genuino de los gallegos no se puede explicar sin la influencia del clima. «Nuestro carácter no es de extremos ni de afirmaciones rotundas, sino que es de matices, de morriña, de duda, adaptado tradicionalmente a un medio bioclimático benigno y amable», dice Ferrás.

Diferencias entre norte y el sur

La riqueza climática del noroeste favorece que ni siquiera todos los gallegos entiendan la vida de la misma manera. «En el sur hay más insolación, que favorece el cultivo del vino y también del olivo, que ahora está recuperándose. En el norte, con más humedad, hay una presencia mayor de prados y de la cultura de la leche. Esto genera caracteres tradicionales diferenciados, con más vida comunitaria y relaciones sociales en las provincias del sur», sostiene.

Pero ahora el clima gallego está cambiando y seguirá haciéndolo durante las próximas décadas. «Se ve una tendencia al aumento de las temperaturas, cambios en el tipo de lluvia y, en general, una meteorología algo más variable y por momentos extrema», advierte Taboada.

Altas temperaturas

La corriente en chorro se encarga de traer las borrascas a Galicia, la principal fuente de lluvia. En el contexto del cambio climático, la corriente no se desplaza de oeste a este, sino que en muchas ocasiones lo hace de sur a norte. En esta nueva realidad climática, los episodios de temperaturas altas, como el actual, que se alimentan de aire africano o los períodos largos sin precipitaciones son más frecuentes. Y los gallegos parece que se están adaptando sin darse cuenta. A nadie le sorprende ya que el tiempo típicamente veraniego comience cada año más temprano.

En el pasado disfrutar de un día de playa en los meses de marzo y abril era algo impensable. Hoy, se acepta con naturalidad. El clima atlántico de toda la vida está experimentando un proceso de mediterranización que acabará afectando a la identidad gallega. «Uno de los factores meteorológicos que afecta al comportamiento de los seres humanos es el número de horas de cielo despejado, ya que influye en el sistema nervioso e interviene en los niveles de serotonina y otras hormonas que se activan con la luz», reconoce José Enrique Campillo, autor de Homo climaticus. El clima nos hizo humanos.

«El carácter de los climas soleados siempre es más abierto. En Extremadura, por ejemplo, se sale más de noche, cuando hace menos calor, y las personas se pasan horas conversando en las terrazas mientras que en Galicia salimos justo al mediodía. Se sociabiliza más en un clima seco y cálido y esto tiene una influencia en la forma de ser», asegura José Ramón Silveira, presidente de la Asociación Gallega de Psiquiatría. «Son cambios lentos, pero reales. El aumento de horas de sol influye en el estilo de vida, la gastronomía, paisaje, hábitos de ocio y las formas de relacionarse. Parece que iremos hacia una personalidad mestiza entre Mediterráneo y Atlántico», añade Ferrás.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
51 votos
Comentarios

El cambio climático amenaza el carácter atlántico de los gallegos