Encuentran en Buenos Aires a una posible bisnieta de Marcela y Elisa

Hasta ahora no se había localizado a ningún descendiente de las dos maestras que se casaron en A Coruña en 1901


A Coruña / La Voz

«É a que pregunta que me fan todos os xornalistas. Desde que publiquei a primeira edición do texto, hai máis de dez anos: ’Que foi da filla de Marcela?’», confiesa Narciso de Gabriel, el autor de Elisa e Marcela, amigas e amantes (Xerais, 2019). La investigación del catedrático de Teoría e Historia da Educación de la Universidade da Coruña (UDC) derivó en un libro que constituye la aproximación más exhaustiva a la vida de las dos mujeres que en 1901 hicieron historia al convertirse en el primer matrimonio entre dos personas del mismo sexo. Y por la iglesia. Una ellas, caracterizada como hombre, Elisa.

El trabajo del profesor inspira la película que Isabel Coixet estrenó en un número reducido de cines este 24 de mayo antes de su salto a Netflix, donde estará disponible en 190 países en junio.

La aparición de más datos, y el insaciable interés que genera la vida de estas dos pioneras, llevó a de Gabriel a publicar una nueva edición. Acaba de llegar a las librerías, en gallego con Xerais y en castellano con Ediciones Morata. Su principal novedad viene en el epílogo. Además de fotos y documentos inéditos, presenta a la que puede ser la bisnieta de Marcela Gracia Ibeas.

bisnieta.La argentina de ascendencia gallega Norma Graciela Moure es la bisnieta de Marcela
La argentina de ascendencia gallega Norma Graciela Moure es la bisnieta de Marcela

La aparición de Norma

«Foi ela quen se puxo en contacto comigo cando viu as fotos da que identificaba como a súa bisavoa por Internet. Foi a raíz da noticia da gravación da película por parte de Coixet -la historia del ‘matrimonio sin hombre’ pasó de ser local a internacional en los medios cuando se anunció la producción de Netflix a principios del 2018-. Cando me enviou as imaxes que conservaba na súa casa, en Bos Aires, quedei sorprendido. Eran unha foto da nai de Marcela coa súa avoa, feita por José Sellier na Coruña, e un retrato de Marcela, soa, do coruñés Manuel López Cao, que tiña o seu estudio na rúa San Andrés, moi preto do de Sellier», recuerda de Gabriel.

bisnieta.LA HIJA, ENRIQUETA. La ficha de registro de la llegada de Enriqueta a Buenos Aires en 1902. Se trata, con toda probabilidad, de la niña a la que Marcela dio a luz en Porto la noche de Reyes de ese mismo año
LA HIJA, ENRIQUETA. La ficha de registro de la llegada de Enriqueta a Buenos Aires en 1902. Se trata, con toda probabilidad, de la niña a la que Marcela dio a luz en Porto la noche de Reyes de ese mismo año

Hasta ese momento, y tras años investigando en registros, incluido el del consulado de España en Veracruz (México) -donde una información, al parecer falsa, teorizó sobre el suicidio de Elisa Sánchez Loriga-, el escritor solo contaba con dos fotos de las maestras: la de la boda, de Sellier, y la realizada en Porto, donde se fugaron antes de partir rumbo a Argentina, donde se les perdió la pista en 1904.

bisnieta.ANTEPASADOS. La abuela y la madre de Marcela Gracia Ibeas retratadas en A Coruña por José Sellier, el mismo fotógrafo que inmortalizó a Marcela y a Elisa (esta, caracterizada de hombre) el día de su boda en 1901. Fotografía cedida por Norma G. Moure
ANTEPASADOS. La abuela y la madre de Marcela Gracia Ibeas retratadas en A Coruña por José Sellier, el mismo fotógrafo que inmortalizó a Marcela y a Elisa (esta, caracterizada de hombre) el día de su boda en 1901. Fotografía cedida por Norma G. Moure

De Elisa había otra imagen, a contraluz, en la cárcel portuguesa de Aljube donde estuvo detenida por hacerse pasar por un hombre. Pero de Marcela y de su hija no había nada más. «Cando casaron, Marcela estaba embarazada. Pénsase que dun rapaz de Dumbría, onde estivo dando clase. En Porto deu á luz unha rapaza ‘bonita e forte’, segundo a prensa lusa, o día de Reis de 1902», detalla de Gabriel. Ahora, le ha puesto nombre. Puede ser que ese bebé fuera María Enriqueta Sánchez. Una niña que llegó a Buenos Aires en 1902 y que es la abuela de Norma Graciela Moure, que atiende al teléfono desde la capital porteña. En ese mismo año, por cierto, también arribó a la capital argentina María Elisa Sánchez Loriga. Fue el 15 de mayo de 1902 según el Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos. 

Cuando vi la foto de mi bisabuela en la noticia me quedé helada
bisnieta.IMÁGENES INÉDITAS. La de la imagen es Marcela. La fotografía, realizada en A Coruña y de Manuel López Cao, es otra de las fotos inéditas de la maestra que su bisnieta guarda en Argentina y que le facilitó al investigador Narciso de Gabriel para la reedición del libro
IMÁGENES INÉDITAS. La de la imagen es Marcela. La fotografía, realizada en A Coruña y de Manuel López Cao, es otra de las fotos inéditas de la maestra que su bisnieta guarda en Argentina y que le facilitó al investigador Narciso de Gabriel para la reedición del libro

Una hipótesis

«Cuando vi la foto de mi bisabuela y entré en la noticia, no sé cómo describir lo que sentí. Me quedé helada. Yo no sabía de esa historia. No llegué a conocer a mi abuela. De mi bisabuela mi madre me habló que había nacido en Castilla la Vieja (Marcela Gracia Ibeas nació, de hecho, en la actual Castilla y León), que estuvo perseguida en España y tuvo que huir con mi abuela, Enriqueta, a Argentina debido a esa situación», dice Norma. 

Tuvo unas primeras sospechas, hace un tiempo, de que algo no cuadraba. «Una tía mía había tramitado la nacionalidad española. Me dio el número con el cual debía pedir en la Xunta la partida. La Xunta me envió la partida y al ver yo que no coincidían los datos decidí no tramitarla. Mi tía, sí lo hizo. Cuando me dirigí a ella para decirle que no coincidían los datos correspondientes a su abuela (Marcela Carmen Gracia)  y a su abuelo (Adolfo Sánchez), que figuraban en la partida de nacimiento de mi madre, me dijo que los habían cambiado para sacarla de España. Como no me convenció la versión, no realicé la tramitación», recuerda Norma. De Elisa, comenta, no se hablaba en su casa. 

EL ENIGMA DE ELISA. Elisa en la cárcel de Porto. Posó, a contraluz, en la entrevista que le realizaron en un medio de comunicación portugués. No quiso mostrar su rostro. Es la última imagen que se tiene de ella. En Argentina su nombre saltó a la prensa cuando su marido, un danés con el que se casó en Buenos Aires, denunció la relación que tenía con su amiga Marcela. Después, se le perdió la pista e incluso se especuló con un suicidio en Veracruz (México)
EL ENIGMA DE ELISA. Elisa en la cárcel de Porto. Posó, a contraluz, en la entrevista que le realizaron en un medio de comunicación portugués. No quiso mostrar su rostro. Es la última imagen que se tiene de ella. En Argentina su nombre saltó a la prensa cuando su marido, un danés con el que se casó en Buenos Aires, denunció la relación que tenía con su amiga Marcela. Después, se le perdió la pista e incluso se especuló con un suicidio en Veracruz (México)

Un aspecto que llama la atención es el apellido de María Enriqueta. Es Sánchez, como Elisa Sánchez Loriga o Mario Sánchez, como se hizo llamar y como tal consta en el Registro Civil de A Coruña en el acta de matrimonio con Marcela Gracia Ibeas en 1901. «En casa siempre se referían a la abuela Enriqueta como Sánchez Loriga, aunque solo aparece en los documentos con el apellido Sánchez», apostilla Norma. ¿Quién era entonces el Adolfo Sánchez que figura como padre de Enriqueta? No se puede afirmar al 100 % la hipótesis, porque «faltan máis documentos» que la corroboren, admite el autor Narciso de Gabriel. Es, eso sí, un hilo del que seguir tirando.

Crítica de «Elisa y Marcela»: amores en tiempos revueltos

miguel anxo fernández

Isabel Coixet filma esta historia con narrativa limpia y elegante y la pareja principal transmite química

Tanto se habló de la historia publicada por La Voz de Galicia, que a Elisa y Marcela no le bastaba con la recreación de un acontecimiento marcado por su época, rancia y decimonónica. El de las maestras que en 1901 lograron casarse en A Coruña -una de ellas travestida en hombre-, es caso bien conocido, e Isabel Coixet, acertó inyectando unas pizcas coyunturales para un presente con el matrimonio homosexual todavía vetado como derecho universal. Incorporando al guion agradecidos guiños galaicos, conscientes o no: las algas y el pulpo en clave erótica, como Maruja Mallo en su tiempo, o el gran José Suárez en sus fotos con pulpos a secar a pie de ribeira. Si añadimos una comedida Galicia como plató -en especial las ourensanas Celanova y Pazos de Arenteiro-, ahuyentando tópicos y postales, además de incorporar secundarios propios, hay motivos para el brindis. Añadamos la narrativa limpia y elegante de Coixet -ya en 1998 filmó por Sarria la exquisitez A los que aman-, sin los tropezones pedantes que trufan los filmes sobre sexo entre iguales, con mucha verborrea y contorsionismo nudista. Aquí no.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

Encuentran en Buenos Aires a una posible bisnieta de Marcela y Elisa