El veto a Huawei se extiende al principal fabricante de procesadores para móviles

La industria proveedora de tarjetas de memoria SD excluye a la compañía china


redacción / la voz

Crear una China autosuficiente en materia tecnológica es el objetivo planteado ayer por el presidente chino, Xi Jinping, al hilo de la guerra comercial con Estados Unidos por la supremacía en el sector tecnológico. Reducir la dependencia de productos de factura estadounidense, tanto de hardware como de software, y sustituirlos por otros de fabricación propia es el resumen del mensaje lanzado por el jefe de Estado en un momento en que el nacionalismo chino ha surgido con fuerza como reacción a la inclusión de Huawei en una lista de compañías a las que se impide el acceso a la tecnología y el mercado estadounidense.

«Lo más importante ahora es centrarnos en nuestros propios asuntos, promover las capacidades de innovación independiente en áreas clave y acelerar el desarrollo de tecnología con derechos de propiedad intelectuales propios», afirmó Xi, según el rotativo oficial China Daily.

Según el mandatario, esta transición tecnológica no estará exenta de «riesgos y desafíos» y llamó al pueblo a prepararse para «una serie de situaciones difíciles» ante el complejo contexto internacional.

La situación para Huawei se complica por momentos desde que Estados Unidos la situó en la lista negra de empresas acusadas de espionaje con las que las tecnológicas del país tienen prohibido hacer negocios. El anuncio de veto por parte de Google fue el primer paso de una cascada de movimientos que amenazan con atenazar a la marca china.

El fabricante de chips británico ARM, pieza clave en la fabricación de los procesadores que usan la mayor parte de los teléfonos móviles, se ha sumado al boicot impulsado por Estados Unidos. Prescindir de ellos puede dañar tanto al fabricante como el tener que sobrevivir sin Google.

El grupo Toshiba también ha interrumpido el envío de componentes electrónicos a la firma china para cumplir con las disposiciones de Washington, según el diario financiero Nikkei, que afirma que la compañía es suministradora de discos duros, semiconductores y sistemas de procesamiento de datos de alta velocidad.

Toshiba, según este medio, investiga si algunos de los aparatos o componentes que envía a Huawei tienen piezas fabricadas en Estados Unidos y prevé reanudar los envíos en cuanto lo haya comprobado.

A pesar de las informaciones que aseguraban inicialmente que también Panasonic había comunicado internamente su intención de suspender sus negocios con la compañía china, el fabricante japonés de electrodomésticos y componentes electrónicos aseguró que hasta el momento los suministros prosiguen «con normalidad».

¿Se quedarán los móviles de Huawei sin tarjetas de memoria?

Europa Press

Los fabricantes de tarjetas SD y microSD retiran a la tecnológica china de la lista de compañías que pueden utilizar este estándar

La SD Association, el consorcio internacional de la industria de fabricantes de tarjetas de memoria SD y microSD, ha retirado a Huawei de la lista de compañías que pueden utilizar este estándar de unidades de memoria, lo que podría quitar a la compañía china el derecho a emplearlas en sus dispositivos. Es un paso más dentro de la guerra tecnológica emprendida por la administración Trump contra la compañía y por la cual se le prohíbe el uso de componentes y servicios de fabricación estadounidense. Firmas como Google ya han anunciado el veto al fabricante de móviles.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El veto a Huawei se extiende al principal fabricante de procesadores para móviles