La fotografía gallega que conquistó a los astrónomos del mundo

Una imagen de la Vía Láctea y Marte desde la isla de Sálvora ha sido reconocida por la sociedad internacional de aficionados a la astronomía


Las sociedades modernas han sido capaces de alcanzar los mayores niveles de bienestar. Pero por el camino hacia el progreso los seres humanos se han dejado algo importante, la conexión con la naturaleza y el firmamento. «Estamos perdiendo nuestra relación con el cosmos pero también con nuestra propia historia. Las tradiciones orales y los cuadros como los de Van Gogh hacen referencia a cosas que ya no vemos. Y es más difícil crear vocaciones científicas si no hay una curiosidad fomentada desde pequeños», advierte Ángel Arós, profesor de Matemáticas de la UDC y miembro de la agrupación astronómica coruñesa Ío.

La astrofotografía es una magnífica manera de recuperar el vínculo con el cielo estrellado. Y Galicia, a pesar del clima húmedo, es un magnífico lugar para inmortalizarlo. «Hay dos lugares que tienen reconocida la mención de destino Starlight, las Illas Atlánticas y la zona de Trevinca. Eso sí, cada vez hay que ir más lejos para buscarlos, por la invasión de la contaminación lumínica. Y el perjuicio a los astrónomos es lo de menos. Las consecuencias sobre la salud de las plantas, personas y animales cada vez está mejor documentada científicamente. Iluminar más no es lo mismo que iluminar mejor», advierte.

Una de las muchas fotografías que Arós ha realizado durante su carrera ha sido elegida esta semana como Amateur Astronomy Picture Of the Day, una distinción que otorga una importante sociedad de aficionados a la astronomía de Europa y Estados Unidos a las mejores imágenes. «Es la primera vez. Para mí es una gran satisfacción porque no hay mejor reconocimiento que el que te otorgan tus pares. Se reciben miles cada día y el nivel es tan alto que no puedo sino sentirme orgulloso y agradecido», señala.

Este reconocimiento internacional está más que justificado para una espectacular instantánea tomada desde el muelle de amarre de la Isla de Sálvora. «Lo más novedoso y que da originalidad y casi diría exclusividad a la foto es la luz de Marte reflejada en el mar. El planeta estaba en oposición, y las aguas muy calmas, con lo que fue posible conseguir ese efecto. También se observa la Vía Láctea y su reflejo en el mar, algo más difuso», explica.

Incluso se pueden apreciar dos Perseidas. La imagen es de agosto del 2018, realizada durante los días de la lluvia de meteoros más vistosa del año. Aparecen además otras fuentes adicionales de luz, unas naturales y otras artificiales, de las que cada vez cuestan más deshacerse. «A la izquierda se ve la contaminación lumínica del continente y a la derecha, en verde difuso, la luminiscencia ocasionada por la radiación que desprenden moléculas excitadas por el calor del día, que los sensores CCD actuales son capaces de captar», describe.

Galicia, el mejor cielo de la Península

Xavier Fonseca
Espectacular imagen del macizo de Trevinca que muestra la vía Láctea
Espectacular imagen del macizo de Trevinca que muestra la vía Láctea

Cada noche, desde la Tierra, se pueden observar unas 3.000 estrellas

El cielo estrellado es un patrimonio de la humanidad al que todos los gallegos deberían tener acceso pero del que muy pocos pueden disfrutar actualmente debido a la contaminación lumínica. «La Vía Láctea no es algo que se pueda ver todos los días y desde cualquier zona. Nos estamos perdiendo uno de los mayores espectáculos del universo. Perder el cielo estrellado es un crimen tan grande como colocar vallas publicitarias en medio de un parque natural. La contaminación lumínica hace que perdamos la conexión con el universo», explica el astrónomo Borja Tosar.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

La fotografía gallega que conquistó a los astrónomos del mundo