El Papa pide a los peluqueros que trabajen con «estilo cristiano» sin caer en los «cotilleos»

Les anima a ofrecer siempre al cliente «una palabra buena y alentadora»


Europa Press

El Papa Francisco ha invitado a los peluqueros a desempeñar su profesión con «estilo cristiano» sin caer en los «cotilleos» que se deslizan en su entorno de trabajo. Así lo ha pedido en su discurso a los Peluqueros del Comité San Martín de Porres, de Italia, a quienes ha recibido en audiencia este lunes, con motivo de su peregrinación a Roma.

«Por encima de todo, les aliento a practicar su profesión con un estilo cristiano, tratando a los clientes con amabilidad y cortesía, y ofreciéndoles siempre una palabra buena y alentadora, evitando caer en la tentación de los cotilleos que fácilmente se deslizan en su entorno laboral, como todos sabemos», ha subrayado el Pontífice.

Tras destacar la «humilde» figura del santo peruano Martín de Porres, que da nombre a este Comité de Peluqueros, Francisco ha asegurado que el trabajo de peluquero siempre se puede desarrollar «con rectitud, contribuyendo así positivamente al bien común de la sociedad».

Además, el Papa Francisco ha pedido por la «unidad de Europa», por Italia y por la «unidad de la Iglesia» durante la misa matinal en la capilla de la Casa Santa Marta, donde reside. «Oremos a Santa Catalina de Siena por la Iglesia, para que ayude a la unidad de la Iglesia, para que ayude a Italia en este momento difícil y para que ayude a la unidad de Europa», ha subrayado el Pontífice al inicio de la misa.

Así lo ha pedido coincidiendo con la fiesta de Santa Catalina de Siena, patrona de Italia y de Europa. «Ella ha trabajado mucho por la unidad de la Iglesia, oraba bastante, trabajaba duro», ha recordado Francisco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Papa pide a los peluqueros que trabajen con «estilo cristiano» sin caer en los «cotilleos»