La Policía pide a los vecinos de Notre Dame que limpien bien para no envenenarse

La Voz

SOCIEDAD

Julien Mattia | Europa Press

El incendio derribó la aguja, elaborada en plomo, dejando restos en suspensión que a largo plazo podrían afectar a la salud de los parisinos

29 abr 2019 . Actualizado a las 10:29 h.

A los vecinos de la catedral de Notre Dame, parcialmente calcinada en el incendio que se desató la tarde del pasado 15 de abril y que se alargó durante toda la madrugada del día siguiente, les espera una buena limpieza a fondo. La Policía de París ha advertido de la importancia de eliminar cualquier resto de polvo o acumulación de suciedad que pudiera permanecer en sus hogares o negocios tras el fuego para evitar acabar intoxicados por restos de plomo en suspensión. ¿Cómo? Recurriendo a toallitas húmedas o métodos similares para retirar , con ellos, cualquier capa de porquería que encuentren.

De momento, no se tiene constancia de ningún caso, pero las autoridades han preferido prevenir a los ciudadanos que echarse después las manos a la cabeza ante los insistentes consejos de la asociación para la protección del medio ambiente Robin des Bois, que ya la semana pasada alertó de esta posibilidad. En estos casos, la mayoría de los riesgos para la salud se producen por una exposición prolongada. La Policía ha añadido que también se tomarán medidas de precaución para proteger a los trabajadores cuando arranque la reconstrucción de la abadía.

La preocupación responde al hecho de que el incendio acabó derribando la famosa aguja gótica de la catedral parisina, elaborada en plomo, como los restos del tejado, y de la confirmación de la Policía de haber hallado restos zonas aisladas.