«El problema pudo ser el plomo más que la madera»

Andrés Seoane, cantero y restaurador, hijo del restaurador que salvó la catedral de León en el incendio de 1966

Andrés Seoane, cantero y restaurador, aprendió el oficio de su padre, restaurador de la catedral de León
Andrés Seoane, cantero y restaurador, aprendió el oficio de su padre, restaurador de la catedral de León

Redacción / La Voz

Andrés Seoane (Santiago, 1947) lleva la cantería en las venas, ya que empezó a los 14 años y la ejerció durante 51, hasta su jubilación. Su padre, también Andrés Seoane, fue restaurador de la catedral de León y cuando esta se incendió en 1966, dirigió las labores del control del fuego. Andrés era joven pero ya trabajaba en el sector; ayer repasaba lo sucedido en París.

-¿Qué opina de lo ocurrido?

-Visto desde fuera, parece que el problema fue que se quemó la aguja, que era de madera y plomo. Creo que el problema pudo ser sobre todo el plomo, más que la madera. La madera buena se hace ceniza poco a poco, pero el plomo extiende el fuego en pocos minutos, se derrite a temperaturas muy bajas y revienta.

-Pero toda la arboladura era también de madera, eso no ayudó.

-La madera bien tratada y con sensores para avisar del fuego no es peligrosa. Nosotros los instalamos en la catedral de León en varios puntos, aunque hay que tener cuidado con el humo de las velas.

-Estuvo en el incendio de la catedral de León en 1966. ¿Cree que el lunes se actuó bien?

-Creo que sí. No se echó agua desde arriba, que eso haría peligrar la cubierta. Por eso se ha salvado. Si llega a ceder toda la cubierta, no se podrían mantener las paredes y todo se perdería. Ahora tendrán que retirar el agua embolsada cuanto antes.

-¿Qué cree que debería hacerse?

-Habrá expertos que estudien lo que hay que hacer, pero parece que deben fijar una cubierta que se una a la estructura pero con cierta flexibilidad, con unos rodamientos, que pueden ser de hierro o madera, porque a esa altura la catedral se mueve y tiene que ser flexible, con un movimiento, no sé, de cinco o diez centímetros. En León los hicimos de hierro. Todo eso va exento del tejado.

-¿Se debe usar madera?

-Sin duda. La madera aporta calidez y resiste muy bien el fuego. Claro que debe ser roble o castaño bien tratado, y no pino o chopo, pero no creo que tengan problemas de presupuesto [risas].

-Y la cantería, ¿cree que hay artesanos para rehacer las piezas?

-Es difícil, porque eso hay que mamarlo. Ahora empiezan con 25 años y es muy tarde. Y se mira mucho la rentabilidad, cuando un bloque de piedra es como una madera, con sus vetas y sus tiempos.

Los canteiros de Poio se ofrecen para restaurar Notre Dame

López Penide

Actualmente, alumnos de la Escola de Cantería están trabajando en El Capitolio, el Big Ben, la Sagrada Familia o la Catedral de Santiago

Con el bagaje que da el haber trabajado en El Capitolio, el Big Ben, la Sagrada Familia o la Catedral de Santiago, la Asociación Canteiros de Poio han decidido ofrecer su experiencia y servicio para colaborar en la restauración de la catedral parisina de Notre Dame. Solo piden una contraprestación, que el Gobierno de España les financie.

Recuerdan, en este sentido, que el colectivo al que representan está constituido por alumnos pertenecientes a la Escola de Cantería de Poio, centro dependiente de la Diputación Provincial de Pontevedra que actualmente cuenta con alumnos trabajando en monumentos tan importantes como los reseñados anteriormente.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

«El problema pudo ser el plomo más que la madera»