Galicia administrará la nueva terapia que revoluciona el cáncer, la Car-T

El hospital de Santiago también ha presentado un proyecto para crearla en la comunidad


REDACCIÓN / LA VOZ

Car-T. Si no le suena el nombre puede empezar a familiarizarse con él, porque responde a la terapia que ha empezado a revolucionar el tratamiento del cáncer mediante la combinación de inmunología e ingeniería genética que entrena a las células T del sistema inmune para que reconozca las moléculas que expresan las células tumorales y poder así destruirlas de forma selectiva y persistente. En España ya ha sido aprobada para tratar ciertos tipos de leucemia linfoblástica aguda, que afecta en especial a la población infantil, y para el linfoma B difuso de célula grande, dos tipos de cánceres sanguíneos para los que en muchos casos los pacientes no responden a los tratamientos convencionales. Y en breve se espera autorizarla también para el mieloma, ya que los resultados indican la remisión total del tumor en más del 90 % de los casos.

Es una auténtica revolución a la que Galicia se quiere sumar de forma activa. Para ello, la gerencia integrada de Santiago acaba de formalizar la creación de un grupo multidisciplinar, liderado por el Servicio de Hematología del Chus, que permitirá la administración a los pacientes de la terapia Car-T. La propuesta deberá ser realizada por la Consellería de Sanidade al Ministerio para que se convierta en uno de los centros nacionales de referencia para dispensar el tratamiento. Pero será un trámite. «Dentro de unos meses, o a lo sumo un año, esperamos estar en disposición de poder ofrecerla», apunta José Luis Bello López, responsable del servicio de Hematología y Hemoterapia en el Chus.

Sin embargo, las terapias que se administrarán en un primer momento son las comerciales, las promovidas por los laboratorios Novartis y Gilead, cuyo precio ronda los 340.000 euros por paciente. De lo que se trata, entonces, es de dar un paso más y que, a medio plazo, sea el propio centro gallego el que la fabrique, con lo que el coste por tratamiento se reduciría a entre 40.000 y 50.000 euros.

De momento, el único hospital de España que ha conseguido crear sus propias Car-T y que se han incorporado a los pacientes en un ensayo clínico es el Clínic de Barcelona. El responsable del proyecto, Álvaro Urbano-Ispizúa, que también es el coordinador del Grupo Español Car, participará el próximo jueves en Santiago en una reunión científica para explicar la experiencia de su grupo con el nuevo medicamento en el tratamiento de pacientes oncohematológicos.

«Nosotros presentamos el proyecto a la Consellería y están dispuestos a apoyarnos. Tenemos su apoyo porque es un tema que se ha tomado con mucho interés», apunta Bello López, quien está más que convencido de que las terapias Car-T suponen «un cambio de estrategia en el tratamiento del cáncer», porque «son como un tsunami que va a arrasar con todo». En este contexto entiende que la comunidad cuenta con profesionales, centros de investigación e infraestructuras más que suficientes como para asumir el reto. «Lo que no podemos hacer -advierte- es perder esta oportunidad, porque o nos subimos a la ola o el tsunami te llevará por delante. Pero tenemos mucha ilusión y estamos convencidos de que lo vamos a conseguir». El primer paso consistirá en la constitución de un centro de terapia celular.

La creación de nuevas terapias Car-T, sin embargo, no será algo inmediato. Lo que se plantea en una primera fase es que sean los propios laboratorios que ya comercializan los medicamentos los que suministren las células modificadas genéticamente y los virus que lo hacen posible. Luego, a partir de este material, la terapia se prepararía en Santiago.

En una fase más avanzado todo el proceso se llevaría a cabo en Santiago, pero en este caso serán necesarios años de investigación. «Hará falta tiempo, pero si las cosas no se empiezan no se hacen. Y lo que no puedo entender es que la gente diga que aquí no estamos preparados para poder hacerlo, cuando tenemos centros de investigación como el Cimus, el Idis, la Universidad o el hospital. Si aquí no hay materia gris, pues ya me dirás», dice el hematólogo.

Pero crear estas terapias no es algo que esté exento de complicaciones, como las derivadas de la hiperactivación del sistema inmunitario cuando se enfrenta al tumor o la toxicidad neurológica, aunque esta última puede ser reversible con la administración de un medicamento. Debido a esta complejidad, en el comité multidisciplinar que se creará en el Chus participarán profesionales de distintos servicios, como Hematología, Cuidados Intensivos de adultos y pediátricos, Neurología, Oncohematología Pediátrica, Farmacia, Cardiología, Anatomía Patológica e Inmunología.

Una terapia anticáncer de medio millón de euros, ¿es asumible para la sanidad?

r. romar / elisa álvarez

Las comunidades advierten que sin financiación del Gobierno no podrán costearla

La Asociación Americana de Oncología Clínica (Asco) lo ha considerado como el mayor avance del año en el tratamiento del cáncer. Es la innovadora terapia Car-T, una combinación de inmunología e ingeniería genética que entrena las células T del sistema inmune para destruir de forma selectiva las células tumorales. Ha sido aprobada por la Agencia Española del Medicamento para tratar ciertos tipos de leucemia linfoblástica aguda, que afecta en especial a la población infantil, y para el linfoma B difuso de célula grande, dos tipos de cáncer sanguíneos. Es la gran esperanza para los pacientes, pero presenta una notable contrapartida: su elevado precio. Los dos medicamentos disponibles hasta el momento, promovidos por los laboratorios Novartis y Gilead, partieron en Estados Unidos con un precio de salida de 475.000 y 373.000 dólares por paciente. Su tarifa en Europa puede ser superior y rondar el medio millón de euros.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Galicia administrará la nueva terapia que revoluciona el cáncer, la Car-T