Y tú, ¿también estás cansado de los deberes de tus hijos?

Los padres gallegos piden una Semana Santa sin deberes escolares. El debate sobre su «utilidad» vuelve a las puertas de las vacaciones: ¿necesidad o carga? Cuéntanos aquí tu experiencia


redacción / la voz

Cuando suene el timbre este viernes todos los niños cruzarán las puertas del colegio para no volver en diez días. ¡Vacaciones! Tiempo para disfrutar en familia, con amigos, para jugar, viajar, descansar y... estudiar. Las mochilas no se irán de Semana Santa vacías porque, en la mayoría de los casos, habrá deberes para hacer en casa y tener listos a la vuelta.

¿Una carga demasiado pesada o un apoyo importante para el aprendizaje? En Confapa (Confederación Galega de ANPAs de Centros Públicos) lo tienen claro: «Todos tenemos derecho a que se respeten los tiempos familiares. Tenemos que irnos con los deberes de los hijos a cuestas. Es, hasta cierto punto, una incapacidad del sistema educativo que no sabe planificar sus ritmos y mecanismos para no abusar y depender de la buena voluntad de las familias», asegura Rogelio Carballo, presidente de la asociación. A nivel nacional, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA), ha exigido «unas vacaciones libres de deberes para los estudiantes de toda España», una petición que extienden al día a día del trabajo en las escuelas. Desde 2006, la Ceapa abandera la campaña #StopDeberes para eliminarlos de la enseñanza.

En la Confederación de Anpas Galegas hablan de una sobrecarga de trabajo para los niños y de una molestia añadida para los padres que se tienen que convertir a la fuerza en profesores de sus hijos. «Por que se fan deberes? Pois porque o profesorado non dá para máis. O gran problema é que seguimos dependendo da escaseza de tempo e de medios para dar clase. Hai que complementar unha situación difícil cun traballo na casa que, normalmente, é simplemente repetitivo, memorístico», afirma Fernando Lacaci. «E hai un problema que está por riba de todo, os deberes son unha fonte inmensa de desigualdade. Os nenos que non teñen unha familia coa capacidade académica, temporal ou económica para axudalos están en inferioridade de condicións e oportunidades con respecto aos alumnos que si teñen ese apoio. Así, un elemento de igualdade como é a escola estase convertendo nun elemento de desigualdade crecente. As academias privadas están cheas de nenos facendo os deberes e iso é algo terrible», reflexiona Lacaci.

Rogelio Carballo también habla de ese estigma: «El bienestar de los niños está por encima de lo que las familias podamos o sepamos hacer. Los deberes dependen del ámbito familiar y el ámbito familiar es diferente para cada uno de los niños».

Tareas escolares

La presidenta de las asociaciones gallegas de familias de centros concertados (Congapa), María José Mansilla, hace hincapié en que «los extremos siempre son malos y estamos en contra de sobrecargar a los niños en Semana Santa» pero a favor de unas tareas dentro de los límites. «Nosotros siempre hemos dicho que un refuerzo, con una lectura, un pequeño texto, un mural... Ese tipo de tareas que no deberían llegar a la hora (hablamos, en ese caso, de sexto de primaria), son útiles. Por ejemplo, nos parecería bien que se les pidiera a los niños que el jueves, no el martes, a la vuelta de vacaciones, tuvieran que llevar al colegio una redacción contando qué hicieron durante sus días libres», explica.

La Organización Mundial de la Salud, alertó ya en el 2016 de la presión que sienten los niños españoles por las tareas que les mandan hacer en casa. Ya desde los 11 años hay un elevado porcentaje de niños (34 %) y de niñas (25 %) agobiados por el exceso de deberes.

Los estudiantes españoles están entre los que tienen que dedicar más horas al trabajo en casa: 6,5 a la semana frente a las 4,8 de media de la OCDE.

«Bondades» de los deberes

«O problema non son os deberes, é o tipo de deberes. Temos claro que é mellor facer deberes que non facelos, pero deben ser útiles», afirma Antonio Valle, catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación en la UDC y uno de los autores del informe sobre deberes escolares elaborado por expertos de las universidades de A Coruña, Oviedo y Minho (Portugal).

«Atribuírlle certas maldades aos deberes por si mesmos é un erro. A solución non pasa por un “deberes non”. As familias tamén teñen que xestionar o tempo de ocio dos seus fillos. Moitas veces vemos nenos pasando horas diante dun móbil ou dunha tableta, mentres responsabilizamos aos deberes de tódolos males», asegura el experto que resalta que «os deberes teñen que saber a quen van destinados e, sobre todo, ter unha finalidade. Teñen que contribuír a que o alumnado consolide aprendizaxes fóra do contexto da aula. Eles enfrontándose sós ás tarefas. Os deberes tamén teñen que captar o seu interese. Teñen que ter un propósito e fomentar a autonomía e a autorregulación».

Antonio Valle habla de otros dos aspectos clave. «Hai que ter en conta a diversidade da aula. Non se pode poñer unha modalidade de deberes exclusiva para os 25 alumnos dunha clase. Tamén é importante o feedback por parte do profesor para corrixir esas tarefas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Y tú, ¿también estás cansado de los deberes de tus hijos?