La emotiva dedicatoria de Andrés Martín al ganar «La Voz»

Mónica Pérez
M. Pérez REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

El joven, que comenzó cantando en el metro, dedicará su disco a los que cantan en la calle, como hacía él antes de entrar en el programa

11 abr 2019 . Actualizado a las 23:57 h.

El cantante Andrés Martín se convirtió la noche del miércoles en el flamante ganador de la sexta edición de La Voz, que es la primera que se emite en Antena 3, después de que Atresmedia comprase los derechos del programa. «Ha sido la final más reñida de la historia de La Voz», aseguró la presentadora Eva González, Andrés Martín se enfrentó en la final con María Espinosa, pero finalmente fue el artista del equipo de Pablo López y la gallega Míriam Rodríguez, el que, casi sin poder creérselo, se llevó el galardón a casa. Andrés Martín, muy emocionado, dedicó el premio a sus familiares, que no podían contener la emoción. «Quiero dedicar todo esto a los cuatro que tengo allí», señalando a las gradas. «A la gente que tengo en San Agustín viendóme, a los de mi pueblo de Extremadura, pero sobre todo a la música, que es la que me ha traído hasta aquí», decía emocionado. 

«Entré siendo nervioso e inseguro, entré siendo miedoso, y salgo siendo una persona segura, que pisa firme en el escenario», afirmaba Andrés Martín después de ser proclamado ganador. El joven extremeño, de 22 años, interpretó la canción de Michael Bolton When a man loves a woman en la gran final de La Voz

La historia de Andrés Martín es un ejemplo de superación. Sufrió acoso escolar en el colegio lo que le provocó una profunda depresión, pero a través de la música consiguió tirar de optimismo. Además reivindica poder tocar en el metro sin que a los artistas se les trata de como a delincuentes. Precisamente en honor a los que tocan en las calles titulará su disco Línea 10, que grabará gracias a su paso por La Voz. «Damos arte a las calles, y yo quiero dignificar este trabajo», asegura en unas declaraciones que recoge la agencia EFE. Andrés Martín asegura que ni él ni sus compañeros están «mendigando, sino regalando canciones». La etapa final de La Voz le ha dejado «agotado física y psicológicamente», y que tuviese «tics nerviosos en la cara cuando llegaba a casa» e insomnio. «No es una frase hecha, es muchísimo más que un sueño. De ser un fantasma en el metro, que casi molesta a la gente, pasas a ganar La Voz», programa en el que asegura que ha crecido «muchísimo como artista y como persona».