Hacienda le reclama a una niña de 16 años el 19 % de un premio académico

P. Portabales / A. Mahía A CORUÑA /LA VOZ

SOCIEDAD

EDUARDO PEREZ

La Xunta le otorgó el año pasado un galardón y un cheque de 750 euros por ser la mejor estudiante de ESO

08 abr 2019 . Actualizado a las 14:02 h.

Inés Carrión Orosa es una niña de 16 años que se merecería una estatua y verán por qué. Por el momento solo recibe reconocimientos a la excelencia académica. Hace unos meses le concedieron el premio extraordinario de ESO al rendimiento académico. Excepto en la asignatura de dibujo de Primero, el resto del expediente de Inés son todo dieces. Esta chica, que habría que colmarla de homenajes, se siente ahora perseguida por Hacienda.

Educación le entregó el año pasado un cheque con la modesta cantidad de 750 euros. Explica su padre, Antonio Carrión, que uno de los requisitos ineludibles para recibir el dinero era disponer una cuenta bancaria a su nombre. Hasta aquí, todo bien más allá del debate sobre si alguien con esa capacidad de trabajo y esfuerzo mereciera mayor dotación económica. Pero entonces apareció la Agencia Tributaria sin que nadie la esperara. En casa de Inés todos estaban convencidos de que ese premio no llevaría consigo una retención porque podría considerarse como una beca, pues ese dinero iba destinado a estudiantes que no tienen ingresos, como reconocimiento a su trabajo y excelencia académica.

La sorpresa fue mayúscula cuando recientemente la estudiante abrió el buzón y allí estaba la carta de la Agencia Tributaria en la que se le informaba que de aquella cantidad se le retendría el 19 %. Es decir, que le restaron 142,5 euros, con lo que el premio quedó en 607,5.

Su padre hizo una reclamación formal, y acaba de recibir la resolución de Hacienda desestimándola. ¿Cómo es posible? ¿Por qué el fisco considera exento del Impuesto de la Renta un premio de 20.000 euros de la Lotería y, sin embargo, a una estudiante le quitan el 19 % de un premio tan modesto producto de su trabajo? El padre de Inés contesta: «La Agencia Tributaria no fomenta la formación, sino la ludopatía. Esta es nuestra realidad actual que hay que cambiar».

«Hacienda castiga el esfuerzo, el trabajo y la excelencia y premia la ludopatía»

Así es como está la ley. Si uno gana un premio con dotación económica por su esfuerzo y excelencia académica tendrá que rendir cuentas con Hacienda. No ocurre lo mismo con la lotería. Por tanto, podría decirse que «la Agencia Tributaria castiga el esfuerzo, el trabajo y el estudio, mientras fomenta la ludopatía». Después de lo que le ha pasado a su hija, es lo que piensa Antonio Carrión.

Gran estudiante

Inés estudió en el Ramón Menéndez Pidal, en A Coruña, pero este curso cambió de centro. Decidió hacer bachillerato internacional y para ello tuvo que matricularse en el Rosalía de Castro de Santiago. Para eso se ve obligada a viajar en tren a diario a Santiago. Sale a las ocho de la mañana y regresa sobre las tres y media; menos los lunes, que vuelve a las ocho de la tarde. Come rápido y la digestión la hace volando hacia el Conservatorio, donde cursa cuarto del grado profesional.

También forma parte del coro Cantábile, así que los martes y los sábados por la mañana durante tres horas afina su voz a las órdenes de Pablo Carballido. El resto del tiempo lo dedica a estudiar y a actuar con el coro cuando toca.

«Creo que el secreto es tener las cosas claras, organizarse, y establecer prioridades. Es cierto que me queda poco tiempo libre, pero como la música es lo que me gusta es como si fuese mi tiempo libre», reflexiona Inés.