Científicos gallegos resuelven el misterio del monstruo marino de Huelva: era un tiburón peregrino

Raúl Romar García
r. romar REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Un equipo de Vigo hizo las pruebas de ADN para su identificación

03 abr 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Un congrio, un pez remo, alguna especie de tiburón... La confusión era enorme. La especulación crecía a medida que el caso se iba divulgando entre la opinión pública, pero nadie tenía una respuesta certera. Nadie sabía explicar a qué especie marina correspondía el cadáver de un animal marino de grandes dimensiones que había sido hallado el pasado 7 de marzo por un joven que paseaba con su perro por la playa de Islantilla (Huelva). Era, aparentemente, una extraña criatura. Más aún porque sus restos se encontraban en un avanzado estado de descomposición. Solo se conservaba la espina dorsal y algunos trozos de carne putrefacta. Algunos expertos aseguraron en un primer momento que se trataba de un vertebrado con cola y cartílagos.

Ante el asombro, el propio chaval tomó varias fotos con su móvil y contactó con el Museo Casa de la Ciencia de Sevilla (CSIC).

La reacción de asombro entre los expertos fue la misma que antes había experimentado el chaval. Inmediatamente, los profesionales contactaron con otros colegas suyos del CSIC en Andalucía, tanto ictiólogos como biólogos, a la búsqueda de una respuesta. Tampoco la encontraron.