Alfonso Solar Boga: «Solo puedo sentirme satisfecho de ser un resiliente»

El Colegio de Médicos de A Coruña distinguirá al responsable de Gastroenterología pediátrica del Hospital Teresa Herrera de A Coruña, por ser «profundamente humano y humanista»


A Coruña / La Voz

Por unanimidad. Sin duda alguna. Así decidió el Colegio de Médicos de A Coruña (COMC) el último de sus reconocimientos a un profesional «ejemplar». Es Alfonso Solar (Padrón, 1957), responsable de Gastroenterología pediátrica del Hospital Teresa Herrera de A Coruña y «médico profundamente humano y humanista». Sus colegas le entregarán su más alta distinción, la medalla de oro y brillantes.

-¡Enhorabuena!

-Usted es consciente de que no es merecido. Es bueno que partamos de eso. Estoy abrumado por la generosidad…

-Hombre, algo habrá hecho.

-¡Qué va! No tengo recorrido. Fíjese que cogí la plaza de residente en 1982, hice la especialidad de Pediatría en el Chuac y aquí sigo. He permanecido, por suerte para mí, toda mi vida aquí.

-¿Por qué cree que le dan entonces la medalla?

-Es una buena pregunta... Quizá alguien haya visto en mí el deseo de ser buen médico y que después de 37 años sigo intentándolo. Y después de fracasar, sigo tan ilusionado como el primer día. Es de lo único que puedo sentirme satisfecho. No me desanimo por no llegar a ser el médico ideal que yo tenía en la cabeza. Estoy orgulloso de ser un resiliente. No estoy para nada quemado, cada vez voy más contento a trabajar. Supongo que eso ha generado cierta ternura en mis compañeros.

-No es mérito fácil.

-Puedo matizar el tono, pero no es irónico. De verdad: nunca me he sentido quemado en mi hospital. Nunca. Y no tengo una visión idílica de la organización. Hay mucho que mejorar, pero pienso que buena parte pasa porque yo lo haga mejor.

-¿Cómo?

-Me crie en un ultramarinos y el ídolo de mi madre era el médico. Cuando venía a casa, me hacía cambiar las toallas. No sé si me hice médico por eso... ¡Le aseguro que nadie me las cambia!. Es un referente inalcanzable.

-¿Cómo era?

-Muy buen profesional, posiblemente limitado en conocimientos, pero brillante en compartir la incertidumbre y la angustia. Vi cómo manejaba situaciones en mi propia familia, algunas irreversibles. La incertidumbre se la llevaba él y el consuelo nos lo dejaba a nosotros.

-¿Y ahora?

-Lo mejor de la medicina de hoy es el avance tecnológico, el acceso a la información y la cantidad de medios de que disponemos gracias a la sanidad pública Estamos en una sociedad de auténtico lujo. Y se ve cuando vas fuera. Es para sentirnos orgullosos. Lo peor, que olvidemos que el acto médico no puede ser sustituido por todo eso.

-¿Qué cambiaría?

-¿Qué desearía? Que la organización permitiera no olvidarnos de eso. Más tiempo. No podemos escudarnos en la tecnología para mandar al enfermo a casa con la misma incertidumbre. Mis médicos de niño no sé qué máster harían, pero lo lograban.

-¿Eso transmite a los mir?

-Soy el más viejo de la comisión de docencia y puedo decir que las nuevas generaciones son las mejor preparadas de la historia. Y este hospital el mejor sitio para formarse. Mire si es bueno que cuando llego y me pongo la bata, me cruzo con una madre que no conozco de nada y me da lo mejor que tiene. ¡Me obedece a la primera! Me permite hacerle cosas que le van a causar dolor a su hijo porque en la bata pone que soy médico. No debemos olvidarlo. Por cierto, prestigio viene de prestidigitación, de magia...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

Alfonso Solar Boga: «Solo puedo sentirme satisfecho de ser un resiliente»