La Eurocámara aprueba la controvertida reforma de derechos de autor

La norma adaptará a la era digital una normativa del 2001, previa a las plataformas de Internet y las redes sociales


Estrasburgo | Afp

La Eurocámara aprobó este martes la reforma europea de derechos de autor, una medida debatida bajo una fuerte presión de sus partidarios, como medios y artistas, y detractores, como los gigantes de Internet y los partidarios de un Internet libre.

Por 348 votos a favor, 274 en contra y 36 abstenciones, los eurodiputados adoptaron en Estrasburgo esa reforma que busca adaptar a la era digital la legislación adoptada en el 2001, una época en la que la plataforma de videos Youtube todavía no existía.

«Por primera vez, Europa tiene reglas comunes claras», se felicitó el vicepresidente de la Comisión Andrus Ansip, quien, en respuesta a los temores sobre la libertad en Internet, destacó que la futura directiva cuenta con «garantías claras sobre la libertad de expresión».

La adopción de una especie de censura en la Red era de hecho uno de los temores de los opositores a la reforma, como la única eurodiputada pirata, la alemana Julia Reda, para quien este martes representa una «jornada negra para la libertad en Internet».

El ponente del texto, el diputado democristiano alemán Axel Voss, defendió durante el debate previo que la reforma planteada por la Comisión Europea en septiembre del 2016, lograba un «equilibrio entre los derechos de autor y la libertad de opinión».

Campaña de presión

Hasta el último minuto, los eurodiputados se vieron sometidos a una fuerte campaña de presión a menos de un mes de que la Eurocámara suspenda sus sesiones hasta julio por las elecciones europeas previstas del 23 al 26 de mayo.

Por la mañana, un grupo de músicos acogió a los eurodiputados a su llegada al hemiciclo, urgiéndolos a votar «sí» a la reforma para tener «un Internet que sea justo y duradero para todos».

Para sus partidarios, como el DJ internacional David Guetta, su «objetivo es permitir que la prensa y los artistas perciban una parte de los ingresos generados por la difusión de (...) sus obras en Internet».

En una tribuna en el diario francés JDD, reclamaron el domingo que los «gigantes estadounidenses convertidos en ogros» retribuyan de manera más justa a artistas y editores con los ingresos publicitarios que obtienen por sus obras.

Frente a ellos se encuentran los gigantes de Silicon Valley, como Google o Facebook, así como los partidarios de un Internet libre, que temen restricciones en estos canales de difusión.

El sábado, Europa registró manifestaciones convocadas por Save the Internet», un colectivo que se moviliza desde hace meses para defender «el libre intercambio de opiniones en Internet».

Filtrado

Dos artículos centran la oposición de la reforma. El llamado Artículo 13, que busca reforzar la posición negociadora de los creadores y de los titulares de derechos frente a plataformas como Youtube, que utilizan sus contenidos.

Este punto responsabiliza jurídicamente a las plataformas de los contenidos que difunden, forzándolas a garantizar que estos respetan los derechos de autor.

Una de las opciones para garantizarlo es el uso de filtros automáticos para identificar el contenido, algo que para los partidarios de Internet podría abrir la puerta a una forma de censura.

Para la Organización Europea de Uniones de Consumidores (BEUC), esos filtros «no distinguen entre el contenido que infringe los derechos de autor y el contenido que lo respeta (por ejemplo, las caricaturas y las parodias)».

El otro punto polémico es el artículo 11, que crea un «derecho afín» o «derecho conexo» de los derechos de autor, que permitiría a editores de prensa obtener una mayor remuneración por el uso de su producción por los agregadores de noticias, como Google News, o en redes sociales.

«La directiva, si se transpone correctamente, puede ayudar a mantener un periodismo sobre el terreno que demuestre que sigue siendo la mejor manera de luchar contra la desinformación», aseguró el presidente de la AFP, Fabrice Fries.

Los países europeos, que ahora deben dar su aval definitivo al texto que había sido negociado con la Eurocámara, tendrán dos años para transponerla a su legislación nacional tras su publicación en el Diario Oficial de la UE. La nueva legislación debería entrar en vigor en el 2021.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Eurocámara aprueba la controvertida reforma de derechos de autor