«Doce puntos», la serie cómica en la que el concursante francés de Eurovisión es del Estado Islámico

La televisión pública israelí aplaza el estreno de esta ficción, previsto para mayo, debido a las presiones de los organizadores del festival; precisamente en Tel Aviv competirá por Francia Bilal Hassani, un homosexual de origen marroquí

Fotograma de la serie «Doce puntos» con representante de Eurovisión francés
Fotograma de la serie «Doce puntos» con representante de Eurovisión francés

Redacción

El representante francés en Eurovisión es un artista homosexual de origen musulmán que colabora con el Estado Islámico y planea un atentado en Tel Aviv, sede de la gran final del concurso. Ese es el argumento de la miniserie cómica Doce puntos. No es del gusto de todos y la televisión pública israelí anunció el lunes que decidió aplazar su difusión después de recibir advertencias del organizador del certamen. La transmisión de esta ficción estaba prevista en la programación de la cadena pública israelí Kan en mayo, justo cuando Tel Aviv acogerá Eurovisión y durante una edición en la que participará el cantante francés Bilal Hassani, homosexual y de origen marroquí. Demasiadas coincidencias para los responsables del festival.

Después de que se conocieran los detalles de la serie y sus inquietantes similitudes con la realidad, la European Broadcasting Union (EBU), que organiza Eurovisión, inició una serie de «discusiones constructivas» con Kan sobre el tema, asegurando que la serie sería difundida. «Los franceses entienden la comedia», dijo un portavoz de Kan.

Kan dijo el lunes que había recibido una carta de la EBU advirtiéndoles que transmitir la serie en Israel podría tener «considerables» consecuencias en temas de seguridad, políticos y legales, además de constituir una violación de los acuerdos entre las dos organizaciones. «Decidió autorizar la difusión solamente después de Eurovisión» y optó por no «poner en peligro que el concurso se desarrolle en Israel», indicó la cadena israelí en un comunicado de prensa.  

La controversia afecta de forma indirecta a Bilal Hassani, el candidato real francés. A los 15 años admiraba a Conchita Wurst, la diva con barba que ganó Eurovisión. Cinco años después, Bilal Hassani, otro ídolo queer, participará en el concurso europeo de música, en el que defenderá los colores de Francia. Con sus pelucas, su maquillaje y su imagen a lo Kim Kardashian pero sin curvas, Hassani se convirtió en la sensación en las redes sociales, pero sufrió también una avalancha de críticas homófobas y racistas.

«Estoy muy orgulloso de representar a mi país siendo 100 % yo mismo, a pesar de que hay gente que dice en Internet que no represento a Francia», afirmó en televisión este joven nacido en el seno de una familia marroquí. Ser aceptado «sigue siendo hoy un combate. Hay mucho odio», lamentó.

Fanático de Beyoncé, Bilal Hassani se impuso este fin de semana gracias al voto de los telespectadores como representante francés en Eurovisión con su canción Roi (Rey), un título que mezcla el inglés y el francés, en el que canta sobre la aceptación de uno mismo.

«I am me, and I know I will always be. Je suis free, oui, j’invente ma vie» («Yo soy yo, y siempre lo seré. Soy libre, sí, decido sobre mi vida»), reza la letra de este título con el que Francia apuesta por repetir una victoria en el concurso europeo que no se repite desde 1977.

Este aficionado a las pelucas multicolores habla abiertamente de su homosexualidad y su rechazo de las viejas ideas sobre la masculinidad. Toma prendas del vestuario femenino pero se afirma como un hombre. Además de su voz, su éxito se debe en gran medida a su personalidad, o lo que él llama su «fabulosidad».

Su canal de YouTube, en el que publica su música, fue inundado con mensajes de aliento tras su triunfo. «Quería agradecerte, aunque quizás no leas este comentario, pero gracias a ti he logrado tener confianza en mí mismo», escribió un fan.

Pero además de la ola de apoyo, Hassani también ha tenido que lidiar con una violenta campaña de odio en línea. El colectivo Urgencia Homofobia dijo que ha identificado «más de 1.500 tuits insultantes, discriminatorios o amenazantes relacionados con su orientación sexual y/o apariencia».

Encuesta: ¿Quién es tu favorito para Eurovisión 2019?

L. PLACER

Con todas las candidaturas publicadas, empieza la lucha por el micrófono de cristal que tendrá lugar en Tel Aviv

Con la candidatura de la anfitriona Israel, Eurovisión 2019 cierra sus canciones de cara a la gran final del 18 de mayo. Tras la baja de Ucrania por la politización del proceso y la retirada de Bulgaria por problemas económicos, serán finalmente 41 los países que pisen el escenario del Expo Tel Aviv, el número más bajo desde el 2015.

La variedad de estilos de esta edición incluye desde la apuesta de Finlandia por la música electrónica hasta el ska rumbero de Miki por España, pasando por el punk de Islandia y el fado fusión de Portugal. Aunque los estilos disruptores se exhibirán en Israel, también queda un hueco para las clásicas baladas y los ritmos más poperos de mano tanto de rostros nuevos como de viejos conocidos del Festival. El más reconocible será el ruso Sergey Lazarev, que intentará este año conseguir la victoria que se le escapó en el 2016 con su tema You're the only one. Volverá también por San Marino Serhat, compañero de edición de Lazarev, que espera correr más suerte esta edición y clasificarse para la gran final. Otro esperado regreso es el de Joci Pápai, que logró el octavo puesto en el 2017 y vuelve con Az Én Apám intentando superar su marca.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Doce puntos», la serie cómica en la que el concursante francés de Eurovisión es del Estado Islámico