Jorge Javier, muy recuperado: ya pasea con Raquel Sánchez Silva

El presentador está en casa tras ser operado tras sufrir un ictus y se refugia en sus amigos y en sus perros


Redacción

Jorge Javier Vázquez está siendo muy arropado por todos sus seres queridos. Después de recibir el alta hospitalaria tras haber sido intervenido quirúrgicamente al sufrir un ictus, el presentador se recupera en su casa, refugiándose en sus perros y las visitas de sus buenos amigos. La última en hacer compañía a Jorge Javier ha sido Raquel Sánchez Silva.

Su antigua compañera en Supervivientes ha acudido a casa del presentador durante la mañana de este lunes. Los dos juntos han paseado a los galgos del presentador, dando un paseo de más de una hora y media por los al rededores de la casa de Jorge Javier, siguiendo así con las recomendaciones médicas y aprovechando para ponerse al día y compartir risas y confidencias entre amigos, informa Europa Press.

Tras el largo paseo los dos han regresado a la residencia del conocido rostro televisivo, donde han continuado charlando y transmitiendo así Raquel todo su apoyo a Jorge Javier en uno de los momentos más complicados de su vida. Para la ocasión, la presentadora eligió un elegante look a la vez que cómodo con un jersey negro de cuello cisne, un abrigo largo blanco con rayas anchas horizontales en la parte inferior, un pantalón pitillo vaquero y unas botas bajas, aportando el toque más cool con una gorra amarilla, a juego con sus gafas de sol.

Aunque los periodistas ya no trabajan juntos y ni si quiera forman parte de la misma cadena, lo cierto es que durante su etapa juntos al frente de Supervivientes hicieron muy buenas migas, a pesar de que Raquel lo hacía desde Honduras. Y así lo han demostrado cuando Jorge más necesita el apoyo de sus amigos.

 

¿Estoy sufriendo un ictus? Claves para detectarlo

Elisa Álvarez, Emma Araújo

Dificultades para hablar, imposibilidad de mantener los brazos elevados, problemas de visión e incapacidad de sonreír son señales preocupantes; el tiempo de reacción es determinante: menos minutos suponen más neuronas y menos secuelas

Cuando una persona sufre un ictus es vital la detección rápida para que la atención sanitaria se preste lo antes posible. El Sergas lanzó la regla de las tres F: «fala, forza, faciana»: habla, fuerza, cara. Esto significa que si una persona no puede decir de forma correcta palabras muy sencillas, no puede elevar los brazos a la misma altura durante un tiempo mínimo de diez segundos, o son incapaces de sonreír enseñando toda la dentadura, hay que llamar al 061 sin dilación. Es necesario hacerlo incluso si solo es perceptible uno de estos síntomas enumerados anteriormente. También hay que estar atentos a si la persona tiene adormecimiento de un brazo, una pierna o la cara, si detecta problemas para andar o mantener el equilibrio o si nota que tiene mermada la visión en uno o en ambos ojos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Jorge Javier, muy recuperado: ya pasea con Raquel Sánchez Silva