Galicia ya asume que marzo es un mes de playa

Las temperaturas superaron ayer los 28 grados en el sur de la comunidad, muy por encima de los valores normales. Esta semana el anticiclón seguirá dejando tiempo soleado


Galicia se quedó a las puertas de alcanzar nuevos registros históricos de temperaturas en marzo. Esto ya sucedió hace justo un mes, a finales de febrero, cuando un corredor de aire tropical disparó las máximas en las estaciones de Pontevedra, Ourense y Lugo. Ayer, el valor más alto llegó a los 28,4 grados en la localidad pontevedresa de Redondela y en la ourensana de Leiro. Son hasta doce grados por encima de los registros habituales en esta época. Además, en otros muchos puntos de las provincias del sur se superaron los 24. La jornada fue muy cálida. 

El viento del nordés evitó en buena medida que se batiesen récords, y en el caso concreto de Lugo y A Coruña contuvo el mercurio. En municipios como Burela estuvieron por debajo de los once grados. Lo cierto es que la configuración atmosférica actual es la típica que suele predominar durante los meses estivales: temperaturas discretas en A Mariña y cifras que aumentan cuanto más hacia el sur. Ayer incluso se formaron sistemas tormentosos en el interior de la comunidad debido al calor, que descargaron algunos chaparrones.

Muchos gallegos aprovechan estas condiciones, más propias de junio que de marzo, para tomar el sol. Ya no sorprende a nadie que a estas alturas pueda comenzar oficialmente la temporada de playa. A base de sumar inviernos y primaveras calurosas, lo que antaño era una anomalía en la actualidad se está asumiendo con mucha naturalidad. Solo hay que recordar el caso del 2017. El nueve de marzo se registraron máximas muy parecidas a las de ayer o incluso más altas. En A Arnoia llegaron hasta los 30,3 grados. Ese día arrancó la temporada playera y pasados unos meses en La Voz de Galicia nos preguntábamos si la comunidad gallega se estaba convirtiendo en la nueva Canarias. El 2017 acabó siendo el tercer año más cálido y el quinto más seco desde que hay registros. 

Vientos intensos del nordés

Desde hoy el anticiclón de las Azores seguirá siendo el gran protagonista de la meteorología en Galicia, pero habrá una novedad añadida. La circulación del nordés se intensifica y, por tanto, el contraste térmico entre el norte y el sur de la comunidad se verá acentuado. Las máximas descienden, sobre todo en la costa norte. En A Coruña, por ejemplo, se espera un día soleado pero con valores que solo subirán hasta los 17 grados y una sensación térmica más fresca. El descenso térmico será generalizado, menos pronunciado en la mitad sur y más intenso por la noche. La previsión apunta a que las mínimas marcarán valores bajos en las cuatro provincias y parece muy probable que puedan formarse heladas, especialmente en las zonas de montaña interior.

La meteorología que viene esta semana obligará a tener que llevar varias capas de ropa. Por la mañana la sensación térmica será todavía de frío, y para combatirla habrá que llevar el abrigo. Después, a medida que vayan pasando las horas y aumente progresivamente la radiación solar, se podrán quitar algunas de las capas, sobre todo al mediodía, aunque habrá que volver a recuperarlas ya a partir de media tarde.

Aviso en la costa

La intensa circulación del nordés provocará una situación de mar combinada, cuando coincide la dirección del viento local con el mar de fondo. Esto ha obligado a la Agencia Estatal de Meteorología a tener que activar un aviso naranja en el litoral noroeste por olas que podrían superar los cinco metros de altura y vientos de fuerza 7.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Galicia ya asume que marzo es un mes de playa