Jorge Javier Vázquez recibe el alta hospitalaria

El presentador sale del Hospital Universitario La Zarzuela tras haber sido intervenido de urgencia esta semana


redacción

Jorge Javier Vázquez ya está casa. Después de una semana de sustos, los médicos que lo han atendido han considerado que ya puede continuar con su recuperación en casa. El conocido presentador ingresaba el pasado sábado de urgencia en el Hospital Universitario La Zarzuela, viéndose obligado a cancelar la gala de Gran Hermano Dúo.

Fue el propio Jorge Vázquez quien, tras varios días de especulaciones, explicó lo ocurrido a través de un comunicado remitido por el hospital.

Esta mañana la productora Mediaset enviaba un comunicado

«En nombre de Jorge Javier Vázquez, os comunicamos que hoy viernes, a partir de las 12:00 h. del mediodía, recibirá el alta hospitalaria y abandonará el Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela de Madrid para continuar su recuperación en su domicilio. Jorge Javier Vázquez agradece nuevamente el interés de los medios de comunicación, las innumerables muestras de cariño de compañeros y particulares recibidas en los últimos días y, por supuesto, la atención recibida por parte de todo el equipo del centro hospitalario que le ha atendido durante sus días de ingreso».

Un Jorge Javier que no ha perdido su humor e ironía pues lo primero que ha hecho en su conexión con El Programa de Ana Rosa es criticar la propuesta de VOX sobre la posesión de armas. «Me he reencontrado con mi ex. Ya estábamos hablando él y yo, me daba mucha vergüenza reencontrarme con él y cuando me ingresaron dije: 'Esta es la mía'. Y ahora me estoy aprovechando un montón porque le digo: '¡Paco qué he estado a punto de morirme!'», aseguraba en su conexión en directo.

El presentador ya intervino el pasado martes telefónicamente en Sálvame para dar más detalles sobre su estado de salud, sus sensaciones y sobre cómo aparecieron los síntomas. Emocionado, Jorge Javier Vázquez explicó que los dolores fuertes de cabeza habían comenzado el miércoles anterior, pero que ya antes hubo antecedentes: «El sábado me desmayé y estuve inconsciente como dos o tres minutos», contó. Dijo también haber sufrido mareos durante la última gala de GH DÚO, pero lo achacó a estar de pie mucho tiempo en la misma posición. 

El presentador perdió la consciencia durante un viaje a Marrakech. Al recuperarse, cogió un avión de vuelta a España y, al llegar al hospital, fue sometido a un escáner que le detectó una «mancha en el cerebro». Pensaron que fue por el desmayo, por lo que los médicos le recomendaron no abandonar el centro. Pasado el fin de semana, le practicaron una resonancia y para descartar cualquier otra cosa le sometieron a un cateterismo. Fue entonces cuando se dieron cuenta de todo: «Escuché al doctor la palabra "gravísimo"», relató. Tras la operación, le explicaron que había sufrido un ictus y que las consecuencias podrían haber sido muy graves.

Jorge Javier Vázquez ya había abierto su corazón a la revista Lecturas para narrar al detalle en uno de sus blogs su ictus y las horas previas a ser intervenido: «El martes comienza a dolerme la cabeza. Poco. Lo achaco al cansancio. El miércoles por la noche me voy a la cama con un dolor que empieza a ser insufrible. Durante el jueves el dolor va y viene de manera intermitente y lo paso mal durante la gala: no puedo elevar la voz porque me retumba de manera insoportable en la cabeza».

La situación le llevó a reflexionar sobre la muerte: «Pienso en el tumor que mató a mi padre y a su tía. Y lo que más me inquieta no es mi muerte, si no en cómo contárselo a mi madre. Imagino qué haría si me dijeran que me queda poco tiempo de vida y concluyo que no me daría por tirarme a las calles y quemarlas. Al contrario. Me gustaría charlar mucho con gente de diversas creencias y aprender a morir en paz». Volvió sobre el tema durante su conexión con Sálvame: «No he querido saber qué gravedad, pero las consecuencias podrían haber sido nefastas. No tengo pensamientos negativos, no quiero vivir con miedo».

Jorge Javier Vázquez, al que le han recomendado «reposo absoluto para recuperarse lo antes posible», será sustituido en Gran Hermano Dúo por Jordi González y por María Patiño en Sábado Deluxe

¿Estoy sufriendo un ictus? Claves para detectarlo

Elisa Álvarez, Emma Araújo

Dificultades para hablar, imposibilidad de mantener los brazos elevados, problemas de visión e incapacidad de sonreír son señales preocupantes; el tiempo de reacción es determinante: menos minutos suponen más neuronas y menos secuelas

Cuando una persona sufre un ictus es vital la detección rápida para que la atención sanitaria se preste lo antes posible. El Sergas lanzó la regla de las tres F: «fala, forza, faciana»: habla, fuerza, cara. Esto significa que si una persona no puede decir de forma correcta palabras muy sencillas, no puede elevar los brazos a la misma altura durante un tiempo mínimo de diez segundos, o son incapaces de sonreír enseñando toda la dentadura, hay que llamar al 061 sin dilación. Es necesario hacerlo incluso si solo es perceptible uno de estos síntomas enumerados anteriormente. También hay que estar atentos a si la persona tiene adormecimiento de un brazo, una pierna o la cara, si detecta problemas para andar o mantener el equilibrio o si nota que tiene mermada la visión en uno o en ambos ojos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Jorge Javier Vázquez recibe el alta hospitalaria