«El grito» de Munch no es un grito

El Museo Británico asegura que el público ha malinterpretado esta obra de arte: la pintura refleja a una persona que escucha


Redacción

No hay nadie gritando en El grito de Munch. El público ha malinterpretado la pintura durante más de dos siglos. Esa es la conclusión del Museo Británico, que prepara una exposición sobre el autor. El cuadro representa a una persona que escucha el grito. La comisaria de la muestra, Giulia Bartrum, dijo al periódico Daily Mail: «La gente piensa que es una persona que grita, pero eso no está pasando». 

¿Y en qué se basa Bartrum para lanzar esta teoría rompedora? Pues en el epígrafe que escribió el artista al pie de una litografía que presentarán el mes que viene en el Museo Británico, una versión en blanco y negro acompañada con el texto: «Sentí un gran grito en toda la naturaleza». En las otras obras en las que Munch juega con la misma imagen y título no hay ninguna leyenda explicativa, según señalaron en la institución.

«Esta versión rara a la que n os referimos deja muy claro que la obra de arte más famosa de Munch representa a una persona que escucha un grito y no, como muchos han asumido durante mucho tiempo, a una persona que grita. El artista estaba intentando capturar una emoción o un momento en el tiempo y gracias a la inscripción en la litografía sabemos cómo se sintió», afirmó la comisaria. El autor pintó el cuadro al recordar un paseo que había dado por los fiordos de Oslo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«El grito» de Munch no es un grito