¿Habrá este siglo una guerra del agua?

El experto que predijo la crisis mundial años antes de que sucediera está invirtiendo su fortuna en este recurso. En el 2025, 1.800 millones de personas vivirán en áreas con escasez.

Un gesto tan sencillo como el de beber agua de un grifo no está, desgraciadamente, al alcance de todos los niños del mundo
Un gesto tan sencillo como el de beber agua de un grifo no está, desgraciadamente, al alcance de todos los niños del mundo

Michael Burry es un gestor de fondos norteamericano que vio venir la crisis hipotecaria en Estados Unidos años antes de que estallara la burbuja. Nadie hizo caso de sus previsiones. Finalmente decidió crear un producto novedoso para apostar contra el sistema financiero. Y en el 2008, cuando la economía mundial colapsó, él ganó una fortuna. Su vida ha sido llevaba al cine recientemente en La Gran Apuesta.

Hoy este visionario está invirtiendo su dinero en el agua. No de forma directa ya que no es posible, salvo en países como Australia, donde algunas empresas explotan ríos y lagos. Burry ha invertido a través de los llamados derechos del agua, en terrenos agrícolas que producen grandes cantidades de este recurso y en alimentos que necesitan mucha. La inmensa mayoría de los productos que se consumen requieren agua durante su producción. Esta es la llamada huella hídrica. Por ejemplo, una sola manzana precisa de setenta litros y un huevo de 200.

En el 2050, la población mundial alcanzará los 9.700 millones de habitantes pero este recurso tan básico no abunda tanto como se piensa. Los océanos ocupan el setenta por ciento del planeta, aunque el agua dulce solo representa el tres y muy poco de este porcentaje tiene una acceso fácil. Según un informe de Naciones Unidas el uso del agua se ha multiplicado por dos. En la actualidad se utiliza el treinta por ciento del suministro que se renueva. En el 2025, 1.800 millones de personas vivirán en áreas con escasez.

Hay que sumar además el problema del calentamiento global, que está alterando su ciclo. «A cantidade non cambia pero si a velocidade de circulación. O cambio climático está facendo máis intensa a evaporación dos océanos e a transpiración da vexetación. Non é doado deducir cales serán as consecuencias porque o ciclo maniféstase de xeitos moi diferentes, pero cabe agardar alteracións no réxime de precipitacións e na dispoñibilidade da auga», confiesa Francisco Díaz-Fierros, catedrático emértio de Edafoloxía en la USC y autor de Auga para todos.

A medida que aumenta la temperatura y crece la población, parece probable que puedan surgir tensiones. «A Universidade Estatal de Oregón, en Estados Unidos, investigou sobre problemas que houbo de orixe fluvial nos últimos cincuenta anos e detectou 507. Deles, 21 foron considerados conflitos armados. Pero os investigadores atoparon ademais 1.288 accións de colaborativas, polo que puideron concluír que dentro das interaccións entre pobos polos intereses da auga, houbo máis de carácter positivo que negativo. Isto abre unha pequena porta a esperanza», asegura Fierros.

«Que teñamos auga fainos moi fortes no contexto do cambio climático»

Xavier Fonseca

A investigadora da USC, María Loureiro, di que Galicia é un bo exemplo de bioeconomía. Asegura que a nosa comunidade ten moito que gañar porque se a temperatura sube dous graos, non haberá moitos lugares con tanta auga dispoñible. Por iso, Loureiro urxe a tomar medidas de mitigación e adaptación para ter unha posición de vantaxe no futuro. Aposta pola educación e a solidariedade, pero advirte que se o mundo non é quen de facer unha transición ecolóxica, o cambio de modelo virá pola forza, pagando por contaminar

María Loureiro é unha das investigadores da USC máis citadas do mundo no campo do Análise Económico. Doutora pola Universidade Estatal de Washington, o seu traballo céntrase no impacto da economía no medio ambiente e tamén nos efectos económicos das catástrofes naturais.

-¿Como de preocupada está a economía mundial co quecemento global?

-Polo menos moito máis que en tempos pasados. O crecemento de publicacións que mencionan o cambio climático é exponencial.

-¿Pode ser compatible un mundo sostible cunha economía que busca crecer?

-As políticas económicas deben ter unha visión máis a longo prazo. Creo que os países modernos, polo menos os nórdicos, xa non están tan obsesionados con crecer e teñen en conta o papel que xoga o medio ambiente no desenvolvemento do ser humano. Ademais, non actuar agora pode ser moito máis caro e perigoso que facelo a longo prazo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

¿Habrá este siglo una guerra del agua?