Galicia se quedan sin lluvia en los mapas

El fin de semana se esperan temperaturas máximas que podrían superar los 23 grados


El invierno ya es historia. Atrás quedan unos meses secos, con un 35 por ciento menos de lluvia de lo que suele caer. También ha sido una estación con temperaturas más elevadas de lo normal. Además, la anomalía positiva se percibió especialmente en Galicia. «Mientras en el resto de España la estación fue cálida en nuestra comunidad ha terminado siendo muy cálida», explica Francisco Infante, delegado de la Aemet.

Las altas temperaturas se concentraron en diciembre y, sobre todo, a finales de febrero. Un potente anticiclón sobre Europa y una profunda borrasca sobre el Atlántico, crearon un corredor de aire tropical que disparó el termómetro hasta alcanzar valores casi veraniegos, superando los 25 grados en muchas localidades del sur de la comunidad. «Se alcanzaron registros históricos en estaciones tan antiguas como la de Lugo, Ourense y Pontevedra. Esto no es algo que ocurra en todos los meses de febrero y nos da una idea de la situación tan atípica que tuvimos», reconoce Infante.

En otras estaciones, como la de A Coruña, esa anomalía positiva rozó incluso los cuatro grados respecto a la cifra media normal del invierno en la ciudad herculina. El episodio de aire africano también favoreció que se batiesen récords en otros muchos países del continente. En el Reino Unido, se superó por primera vez durante un invierno los veinte grados.

La Aemet ha adelantado su previsión para el trimestre abril, mayo y junio. La tendencia se mantiene. «Tenemos por delante unos meses con temperaturas por encima de la media y precipitaciones por debajo de los valores habituales», apunta. A corto plazo ya se aprecia la configuración atmosférica que va a predominar durante los próximos meses. Esta semana no se espera nada de lluvia. «Lo único que podríamos resaltar es alguna nube alta y nieblas matinales de cara al fin de semana pero nada de lluvia. Y todo apunta a que la semana que viene la situación seguirá igual, con condiciones secas y temperaturas algo más elevadas», apunta el meteorólogo. El sábado y domingo las máximas podrían alcanzar los 23 grados en las provincias de Pontevedra y Ourense. Eso sí, las noches seguirán siendo frescas, con mínimas que estarán por debajo de los cinco grados en el interior. A medio plazo, los modelos meteorológicos no aprecian rastro de lluvia en Galicia mientras que sí observan un reforzamiento del anticiclón de las Azores. El americano GFS indica que la semana que viene el sistema anticiclónico se va a situar con una presión muy elevada, de 1.043 milibares, al norte de la Península. Esto evitará que las borrascas pueden dejar lluvia en la comunidad gallega. 

Balance hidrológico

La situación hidrológica en Galicia se mantiene, de momento, con valores normales. Y todo ello a pesar de la ausencia de precipitaciones en la época del año más lluviosa. El agua embalsada se encuentra en un 70 por ciento de su capacidad. «Estamos viviendo de las rentas de lo que sucedió el año pasado, en el que tuvimos una primavera muy húmeda e incluso durante buena parte del verano también llovió más de lo normal. Esas lluvias evitan ahora que la situación sea de déficit», asegura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Galicia se quedan sin lluvia en los mapas