87 coletas en menos de cuatro meses para enfermos de cáncer

Una peluquería de Viveiro logra en tiempo récord donaciones de pelo para la AECC y Mechones Solidarios


viveiro / la voz

«Uno de los casos más emotivos fue el de una niña de 9 años que estuvo esperando a hacer la Primera Comunión para cortarse la melena para donarla. Y no porque se lo dijeran sus padres, sino que se ve que ella quería eso porque era una meta para ella». Esta es solo una de las historias que guardan las 87 coletas de pelo para donar que han cortado en los últimos cuatro meses Ángeles Salgueiro y Nerea Pena. Las dos trabajan en el salón de peluquería que dirige la primera en el centro de Viveiro, y que lleva cerca de cuatro años volcado en la campaña solidaria que aspira a ayudar a enfermos de cáncer a afrontar las consecuencias estéticas de la quimioterapia. ¿De qué manera? Consiguiendo cabello donado para hacer pelucas de pelo natural de la máxima calidad y hechas a medida.

«En cada donación hay una historia. Hay gente que viene porque tiene un familiar o un amigo que pasó por algo relacionado con el cáncer, otra que lo tiene prometido..., aunque también es cierto que alguna viene porque no cobramos o porque económicamente no puede permitirse cortar el pelo», detalla Salgueiro, que también asume con dinero de su bolsillo los portes de todos los envíos que realiza periódicamente a dos entidades: la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y Mechones Solidarios. «Es el granito de nada que puedo aportar», destaca esta emprendedora de 45 años que explica que entre el 70 y el 80% de las personas que participan en esta acción solidaria tienen de 17 a 25 años. «Es difícil encontrar una mujer de 50 años que lleve melena», agrega, e indica que hay personas especialmente concienciadas que, una vez cortan la coleta, la dejan volver a crecer para volver a donarla.

 Largo mínimo de 30 centímetros

Las donantes, porque por ahora todas son mujeres, deben tener una longitud de cabello mínima de 30 centímetros, aunque hay una excepción. «A las niñas solo se les piden 20 centímetros», comenta la peluquera, que en los envíos diferencia el pelo infantil poniéndole un lacito rosa, símbolo también de la lucha contra el cáncer, una enfermedad cada vez más visible. «El cabello puede ser liso, rizado, ondulado..., y tener color o no. Lo bueno es que la gente lo tenga cuidado, con las puntas y la cutícula cerrada, porque sino es una pena que parte no se pueda aprovechar», añade Salgueiro, cuyo negocio forma parte de una red de peluquerías que colabora con muchas iniciativas altruistas. Una es cortar el pelo gratis a menores tutelados en centros residenciales como la Inmaculada Niña de Viveiro. Y razona el porqué: «A veces no hace falta dinero para ayudar a los demás, sino solo buena voluntad. Un día estás comiendo en los mejores restaurantes y otro a lo mejor esperando en la cola de un comedor social. Es bueno concienciar y educar a nuestros hijos para que vean estas cosas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

87 coletas en menos de cuatro meses para enfermos de cáncer