Sara Andrés Barrio: «Sonrío más ahora, desde que no tengo pies. ¡Y también ligo más, pero mucho más!»

La profesora y medallista paralímpica participa este viernes en A Coruña en el congreso Lo Que de Verdad Importa (LQDVI)


A Coruña

A los 25 años, un accidente dejó a Sara Andrés (Madrid, 1986) sin pies. Pero no se desmoronó. «No sueño pequeño», dice esta profesora y atleta, 5ª en los Juegos de Río, bronce en 400 y 200 metros en el Mundial de Londres y que ahora se reinventa para triunfar en Tokio 2020. Su lema es «prefiero no tener pies y saber dónde voy, que tenerlos y estar perdida». Cada una de sus frases es una lección. De vida.

-¿De dónde se sacan las fuerzas?

-De la gente que me rodeaba. Médicos, enfermeras mis amigos, por supuesto la familia, y curiosamente ver que gente que no me conocía de nada me cuidaba con un mimo... Yo antes no lo percibía. Eso me hizo pensar, 'Sara, esto no te lo puedes perder'. Que exista gente buena en el mundo es una segunda oportunidad para no perderte a esas personas, conocer gente interesante, gente que te quiere, y querer a gente. Eso me dio el impulso.

-Sonríe mucho.

-Mucho más que antes. ¡Y tengo más arrugas! Soy otra persona. Las cualidades buenas afloraron. Quizás antes por inseguridades, estás ahí, indecisa en la vida, vas por lo que la sociedad te lleva. Ahora no. Soy dueña de mi vida, de mis decisiones, soy dueña de mi actitud. Y eso te da un poderío a nivel personal... Intentar siempre que lo que haces sea coherente con lo que pienses alivia tanto...

-Para usted los problemas cotidianos normales...

-Dejan de existir. Con el accidente el tiempo se paró. Y es brutal la sensación tan buena de que el tiempo no importa. Lo que importa es estar aquí y ahora. Y da igual el grano o la arruga. Yo era una niña de 25 años que quería lo normal. Incluso después decía, '¿pero quién me va a querer ahora, sin pies? ¿Cómo voy a ligar?' Yo también me preocupaba del michelín, de esta es más guapa, más delgada... Cuando te das cuenta de que para nada importa, que el grano lo tienes que amar y la arruga también. Que no tengas pies, sino un muñón, te tiene que gustar a ti... y como tú te aceptas, te gustas, te quieres... sonríes y esa actitud es la que luego la gente admira, le gusta, la atraé... ligas más. ¡Yo ligo más sin pies, mucho más! Y eso que antes era más bonica.

-¿Qué les dirá a los chicos hoy?

-Prefiero que me falte de todo, pero no un sueño, una pasión, un amor... Si tienes eso, saldrás adelante. Vemos lo que nos falta y no lo que tenemos. No tengo pies, pues con humor, ¡no me huelen! Y porque los perdí, soy atleta.

Quince mil jóvenes gallegos ya saben «Lo Que de Verdad Importa»

r. domínguez

La fundación celebra diez años en A Coruña con un nuevo congreso sobre valores

Hace más de un mes, nada más abrirse la inscripción y en apenas unas horas, se agotaron las 1.500 plazas para la cita, siempre especial, del congreso de la Fundación Lo Que de Verdad Importa (LQDVI). Este viernes se celebra en A Coruña su décimo aniversario con un nuevo lleno para escuchar auténticos ejemplos de superación contados por sus propios protagonistas, historias que en estos diez años han inspirado a 15.000 jóvenes gallegos.

Esta vez serán Jesús Vidal, Lucía Lantero, Kenneth Iloabuchi y Sara Andrés quienes se subirán al escenario a relatar vivencias tan sobrecogedoras como reales. «Los jóvenes volverán a casa convencidos de que con tesón, y esfuerzo no hay nada imposible», vaticinó Felipa Jove, presidenta de la Fundación María José Jove, entidad que, con Bankia y Telefónica, viene impulsando esta «fiesta emocional» en torno a los valores, como la definió María Franco, directora de LQDVI.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Sara Andrés Barrio: «Sonrío más ahora, desde que no tengo pies. ¡Y también ligo más, pero mucho más!»