La Conferencia Hidrológica Miño-Sil registró 379 denuncias en cinco años por extracción ilegal de agua

Greenpeace revela que este problema supone en España al menos 77 millones de euros en daños al patrimonio natural

La extracción ilegal de agua en pozos es un problema mundial
La extracción ilegal de agua en pozos es un problema mundial

redacción

Solo en cinco años, entre el 2013 y el 2017, la extracción ilegal de agua en España supuso al menos 77 millones de euros en daños al patrimonio natural, en concreto al dominio público hidráulico. Así lo revela una investigación de Greenpeace, que, ante la que denuncia como «ausencia de información pública y la falta de transparencia de la administración en torno a este asunto», ha dedicado más de un año a solicitar y analizar datos de las confederaciones hidrológicas. La falta de información detallada de todas las confederaciones solo ha permitido cuantificar daños económicos muy conservadores.

«Si tuviéramos cifras reales del número de pozos ilegales que hay en toda España, el daño al dominio hidráulico podría ascender a miles de millones de euros», asegura Julio Barea, responsable de la campaña de Agua.

Aunque este fenómeno es más propio de las cuencas del Mediterráneo, tampoco es una excepción en Galicia. «La extracción ilegal de este recurso y los pozos ilegales no son ajenos a esta región», según se recoge en el informe, en el que también se destaca que entre el 2013 y 2017, la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil registró 379 denuncias por extracción ilegal de agua, de las que 114 corresponden a pozos fraudulentos. De estos, tan solo se han clausurado dos en cinco años. El Seprona señala que -siempre en el período de estudio- se han tramitado 76 denuncias relativas a extracciones ilegales de agua y 71 por pozos ilegales, de los que no se ha cerrado ninguno. El daño al patrimonio natural se sitúa entre 3.284 y 65.600 euros.

El Gobierno prepara multas para casi 30 pozos ilegales en Galicia

maria cedrón
Imagen de archivo de un pozo ubicado en una finca rural para extraer agua
Imagen de archivo de un pozo ubicado en una finca rural para extraer agua

Extraer agua cuando no hay permiso de la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil o, en su caso, de Augas de Galicia. Esa infracción provoca la mayor parte de las multas registradas en la comunidad.

Extraer agua de un pozo que carece de autorización para ello tiene multa. De hecho, según apuntan desde la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil, dependiente del Ministerio de la Transición Ecológica, es la infracción más frecuente que suele registrarse en Galicia, comunidad donde la dispersión poblacional ha hecho que sean habituales las perforaciones en busca de agua para cubrir el servicio en aquellas zonas donde no llega la red de traída. Concretamente, la entidad prepara este año un total de 28 sanciones a pozos, la mayor parte registradas en la provincia de Pontevedra (21). En los tres años anteriores tramitó 77 y fue en la provincia de Lugo donde más extracciones realizadas de modo irregular fueron registradas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Conferencia Hidrológica Miño-Sil registró 379 denuncias en cinco años por extracción ilegal de agua