Estos cinco productos superan los límites recomendados de acrilamida por la OCU

LA VOZ REDACCIÓN

SOCIEDAD

U.R.

La organización de consumidores alerta del exceso de esta sustancia cancerígena en alimentos de venta en España

14 jun 2019 . Actualizado a las 13:17 h.

Cinco productos vendidos en España superan los valores de referencia de la acrilamida, una sustancia declarada por la Organización Mundial de la Salud como potencialmente cancerígena, ha alertado la OCU.

De los 477 productos analizados a nivel europeo para detectar el exceso de acrilamida, 55 de ellos se venden en España.

Así, de las 14 patatas fritas analizadas en España, las de Five Guys Burger superaron ampliamente el valor de referencia; mientras que de los 20 chips y snacks de patata, las Frit Ravich Chips sin sal añadida y las Mercadona patatas fritas en aceite de oliva, superaron los valores.

Por su parte, las 11 marcas de galletas analizadas respetan los valores de referencia establecidos para esta categoría.

Pero dos de las 10 marcas de galletas para lactantes y menores de 3 años analizadas exceden el valor de referencia: las Biocookies Baby de Yammy y Galletita Ecológica de Smileat.

Según la OCU, esos dos productos son ecológicos y por ello cuentan con la dificultad añadida de no poder usar la enzima asparaginasa para controlar la acrilamida, pues incumpliría la normativa para alimentos ecológicos.

La acrilamida es una sustancia declarada por la OMS como potencialmente cancerígena que se produce de forma natural en los alimentos ricos en almidón y asparagina, cuando se cocinan a más de 170º con baja humedad (por ejemplo, al hornearlos, freírlos o tostarlos), adquiriendo un tono tostado.

Actualmente no se conocen los efectos exactos de la acrilamida sobre el organismo. Sin embargo, tratándose de una sustancia que podría dañar el ADN y favorecer la aparición de tumores, la mayoría de los investigadores cree que quizá no sea posible establecer una dosis diaria que se considere segura. Como medida de precaución, OCU recomienda «reducir su consumo todo lo posible».

La Comisión Europea ha establecido unos valores de referencia orientativos (no obligatorios) por grupos de alimentos que sirven para evaluar si se aplican medidas que reduzcan la formación de acrilamida. La norma incluye medidas que deberían tomar los fabricantes para mitigar la formación de acrilamida, como reducir la temperatura de horneado o fritura y adaptar el tiempo según el tamaño del alimento, o vigilar la composición y la selección de las materias primas. Además, en los productos de repostería, se propone sustituir en la medida de lo posible la harina de trigo, que tiende a generar más acrilamida, por la de arroz o maíz.

Cómo evitar el exceso de acrilamida

- Pon a remojo las patatas antes de cocinarlas.

- No guardes nunca las patatas en la nevera: esto incrementa el nivel de azúcares y la potencial formación de acrilamida en el momento de cocinarlas. 

-  Controla el tiempo y la temperatura al freír: evitarás el exceso de cocción de los alimentos.

- Tuesta el pan solo hasta que consigas un color amarillo dorado. Evita el marrón oscuro. Siempre mejor dorado que quemado.

- Fríe o asa las patatas, las croquetas, la verdura en tempura, los productos empanados... solo hasta que consigan un tono dorado. De nuevo evita el marrón oscuro.

- Deja de fumar. El tabaco es una fuente de acrilamida, tanto para los consumidores como para los fumadores pasivos. No te expongas ni expongas a los demás a esta sustancia.

¿Por qué la acrilamida es la nueva enemiga de la alimentación?

¿Qué es la acrilamida y por qué tenemos que evitarla en los alimentos?

M. Queijo

Este miércoles 11 de abril entrará en vigor un reglamento de la Comisón Europea que obliga a regular y limitar los niveles de acrilamida en algunos alimentos de consumo generalizado. Pero, ¿qué es la acrilamida y por qué nos preocupa ahora su presencia en productos como el café, las tostadas o las patatas fritas?

Hace unos días esta sustancia saltó a la palestra y se hizo mundialmente conocida entre el común de los mortales cuando un juez de la Corte Superior de Los Angeles obligó a las cafeterías de California, incluidas cadenas como Starbucks o McDonalds, a añadir una advertencia sanitaria en el café sobre su potencial cancerígeno precisamente por contener esta sustancia química.

Seguir leyendo