La pizarra toma el relevo del carbón como causa de la silicosis en Galicia

El 54 % de los casos diagnosticados en el 2018 corresponden a la comunidad y se dan sobre todo en Valdeorras


REDACCIÓN / LA VOZ

Entre enero y octubre del 2018 se detectaron en España 194 nuevos casos de silicosis. El 54 % de ellos afectan a trabajadores gallegos, mayoritariamente radicados en la comarca de Valdeorras Los últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Silicosis de Oviedo sitúan a la comunidad como la de mayor incidencia de esta enfermedad, seguida a distancia por Castilla y León y Andalucía. Pero además, las cifras confirman que este mal derivado de la aspiración continuada de polvo de sílice ya no es, ni mucho menos, patrimonio único de la minería del carbón. La extracción de pizarra se ha convertido en los últimos años en el sector donde más se diagnostica esta dolencia. Casi la mitad de los nuevos enfermos -87 de los 194- trabajaban en la industria pizarrera que en Galicia se concentra en las comarcas de Quiroga y Valdeorras. La manipulación del granito, con peso en el sur del área viguesa, registra un total de 15 casos en el 2018. Solo 6 de los positivos marcados el pasado año correspondieron a trabajadores del carbón.

En cuanto al perfil de los afectados, la silicosis sigue siendo una afección mayoritariamente masculina -el 94 % de los nuevos diagnósticos fueron para hombres- pero su rango de edad está bajando según advierte desde CC.OO. Lugo Mario Docasar, que detecta un aumento de los positivos entre trabajadores menores de 55 años. En concreto, la media de edad de los enfermos diagnosticados en el 2018 fue de 49 años, con una exposición media al polvo de sílice de 25 años. Además, Comisiones señala que lo más habitual en el sector de la pizarra es que la dolencia se detecte entre trabajadores todavía en activo, mientras que en el caso del carbón era frecuente descubrirla en exempleados y jubilados.

Al margen de los datos oficiales del Instituto Nacional de Silicosis, las asociaciones de afectados estiman que existen todavía muchos más casos sin diagnosticar. Según la asociación Osilice, el 90 % de los trabajadores de canteras padecerían silicosis..

«Botamos anos tragando po sen saber e as primeiras mascarillas comprámolas nós»

M. P. V.

Jorge Fernández tenía dieciséis años cuando entró a trabajar por primera vez en la cantera de pizarra que Pebosa tenía en Quiroga. Cuarenta años después, su profesión le ha dejado una prejubilación a los 50 y una silicosis de primer grado que, asegura, se ganó a pulso desarrollando durante décadas una actividad en la que se hacía caso omiso a los riesgos que suponía tragar polvo de pizarra.

-¿Cómo empezaste en la industria?

-Era un rapaz cando entrei na canteira. Con dazaséis anos o primeiro que fixen foi descargar carros a man, logo pasei a serrar, a cortar, a manexar a grúa... 32 anos botei traballando, ata que pechou a empresa, e menos de encargado fixen de todo!

-¿Era un trabajo duro?

-Moi duro e moi moi penoso: ruído, humidade... e ademais botamos moitos anos tragando po ao tolo. Os xefes non sabían o que había que facer e nós nin sequera estabamos informados dos riscos. Unha das primeiras medidas que tomaron foi poñer extractores pero facían tanto ruído que moitas veces se apagaban porque non o soportabas.

-¿Cuándo empezasteis a tomar conciencia de los riesgos?

-Aínda tardamos e para colmo cando empezamos a darnos de conta do perigo e empezamos a esixir material para non tragar po os encargados puxéronse tontos para lle evitar gastos aos xefes. De feito, as primeiras mascarillas tivémolas que mercar nós. Así foron as cousas ata que empezamos a afiliarnos a sindicatos e a tocarlle ao moral aos xefes. No ano 1991 tivemos que facer unha folga de 45 días para conseguir un convenio en condicións pola minaría e non pola construción, que era como estabamos, e que se nos recoñecera un salario digno. Ata ese momento os soldos eran miserables para o traballo que faciamos.

-Dices que te dejaste la salud en el trabajo...

-Dende logo. Por unha banda a columna que me quedou feita un oito e por outra os pulmóns tamén me quedaron ben tocados.

-¿Cuáles fueron los primeros síntomas de la silicosis?

-Ao principio non o tes moi claro pero notas sofocos, cánsaste... Pero como non nos coidabamos nada tampouco tes claro que pode ser. O que pasa é que nós iamos cada certo tempo a revisións ao Instituto Nacional de Silicosis que está en Oviedo. A primeira vez que fun xa me viron uns nódulos no pulmón. Na terceira o neumólogo quixo facerme unha resoancia magnética e aí foi cando cantou a silicose. De todos xeitos eu teño sorte porque unha prima é neumóloga e sempre me revisaba as probas e me insistía para que me miraran en condicións. Outros compañeiros non estaban tan informados.

-Además no era fácil que te reconociesen la enfermedad..

-Non non... de feito a outro rapaz veciño de Quiroga diagnosticáronlla pero non lle daban recoñecido o primeiro grao da enfermidade. E para colmo, hai uns anos, con iso só non te xubilaban, aínda che poñían pegas co segundo grao!

-A día de hoy ¿cómo es tu convivencia con la silicosis?

-Eu tiven a sorte de que me quedase unha pensión digna e co grao 1 da enfermidade fago unha vida relativamente normal aínda que teño que coidarme moito. Por exemplo, encántame a pesca e agora en marzo empeza a tempada pero eu non a podo gozar porque teño que ter moito ollo de non mollarme xa que os fríos non son bos. A miña neumóloga manténme moi ben informado e así podo ter mellor calidade de vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La pizarra toma el relevo del carbón como causa de la silicosis en Galicia