La Xunta estudia no admitir en sus guarderías a niños sin vacunar

La medida busca concienciar a los padres de los alumnos de la necesidad de protegerlos. Política social se ampara en varias sentencias y solo aplicaría la norma con las vacunas oficiales


Santiago / La Voz

La Consellería de Política Social ha puesto encima de la mesa la posibilidad de no admitir en sus escuelas infantiles a los pequeños de cero a tres años que no estén al día en el calendario oficial de vacunación. Esta medida se toma por la necesidad de concienciar a los padres de la importancia de la vacunación para garantizar la salud pública, ya que estos compuestos no solo protegen a quien se vacuna, sino que crean una inmunidad de grupo.

La Xunta tomaría esta medida solo con las vacunas oficiales, que son gratuitas, y de forma flexible. Es decir, si a un pequeño le falta una porque ha estado enfermo y debe retrasarla, por algún otro motivo de salud, o porque sus progenitores han tenido un despiste temporal, el sistema no será rígido. De seguir adelante con esta posibilidad que valora el departamento que dirige Fabiola García, ya podría estar en vigor el curso que viene, porque la Xunta aún no ha publicado la nueva orden de admisión.

Las vacunas en España no son obligatorias, sino voluntarias, aunque se recomienda a todos los padres que cumplan con el calendario oficial, que además es gratuito. Sin embargo, los jueces están dando la razón a aquellos centros educativos que rechazan a pequeños cuyos padres deciden no vacunarlos. Recientemente ha habido una sentencia en Barcelona, pero ya antes los tribunales superiores de justicia de Cataluña y La Rioja se manifestaron en idéntica línea. El fallo del alto tribunal catalán, del año 2000, defendía así su postura «la convivencia en un estado social supone no solo el respeto de los derechos a título individual, sino también que su ejercicio no menoscabe el derecho del resto de la sociedad». En el caso de La Rioja la argumentación era similar «nada obliga a vacunar, pero la Administración tiene potestad para imponer esa exigencia a quien quiera acudir a esa guardería». Son precisamente estas sentencias las que han llevado a la Consellería de Política Social a valorar la medida, y también la necesidad de concienciar a la sociedad sobre la importancia de la vacunación para garantizar la salud pública.

Algunas comunidades autónomas, como Castilla y León o Cataluña, ya piden documentación sanitaria para inscribirse en una escuela infantil. No obstante, no detallan que tener todas las vacunas en regla sea necesario para matricularse en una guardería pública, lo que convertiría a Galicia en la primera comunidad en hacerlo.

También hay centros a nivel privado que incluyen este calendario entre la documentación que solicitan a los padres, o concellos como el de Ames, que lo pide en sus dos escuelas infantiles municipales. Los pediatras de primaria aseguran que en la práctica deben hacer numerosos certificados constatando que los pequeños están protegidos.

En Galicia las coberturas de vacunación en las primeras dosis durante el primer año son del 99 %. También son altas en los recuerdos, aunque bajan a medida que el menor crece. La segunda dosis de la triple vírica, por ejemplo, que se pone a los tres años, desciende al 92 %.

La Xunta cuenta con 10.264 plazas de cero a tres años en 172 escuelas infantiles. A principios de curso estaban matriculados en estos centros 8.260 pequeños.

Los antivacunas entran en la lista de las diez mayores amenazas para la salud

R. ROMAR

El rechazo a inmunizarse causó que los casos de sarampión aumentaran en un 30 %

Vacilación de la vacuna. Es el término que ha acuñado la OMS para referirse al rechazo o la renuencia a ser inmunizado para prevenir enfermedades infecciosas perfectamente evitables. Es una peligrosa práctica, auspiciada por el movimiento antivacunas, que lejos de frenarse va en aumento, lo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a incluirla en las diez principales amenazas de este año para la salud global. Lo más grave para la institución sanitaria es que quienes siguen esta corriente lo hacen guiados por la más absoluta irracionalidad, ya que está demostrado que la vacunación es una de las formas más rentables de prevenir la enfermedad. Evita, de hecho, de dos a tres millones de muertes al año, cifra que podría incrementarse en otros 1,5 millones con una cobertura más amplia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

La Xunta estudia no admitir en sus guarderías a niños sin vacunar