La Xunta estudia no admitir en sus guarderías a niños sin vacunar

Elisa Álvarez González
Elisa Álvarez SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

PEPA LOSADA

La medida busca concienciar a los padres de los alumnos de la necesidad de protegerlos. Política social se ampara en varias sentencias y solo aplicaría la norma con las vacunas oficiales

25 feb 2019 . Actualizado a las 11:09 h.

La Consellería de Política Social ha puesto encima de la mesa la posibilidad de no admitir en sus escuelas infantiles a los pequeños de cero a tres años que no estén al día en el calendario oficial de vacunación. Esta medida se toma por la necesidad de concienciar a los padres de la importancia de la vacunación para garantizar la salud pública, ya que estos compuestos no solo protegen a quien se vacuna, sino que crean una inmunidad de grupo.

La Xunta tomaría esta medida solo con las vacunas oficiales, que son gratuitas, y de forma flexible. Es decir, si a un pequeño le falta una porque ha estado enfermo y debe retrasarla, por algún otro motivo de salud, o porque sus progenitores han tenido un despiste temporal, el sistema no será rígido. De seguir adelante con esta posibilidad que valora el departamento que dirige Fabiola García, ya podría estar en vigor el curso que viene, porque la Xunta aún no ha publicado la nueva orden de admisión.

Las vacunas en España no son obligatorias, sino voluntarias, aunque se recomienda a todos los padres que cumplan con el calendario oficial, que además es gratuito. Sin embargo, los jueces están dando la razón a aquellos centros educativos que rechazan a pequeños cuyos padres deciden no vacunarlos. Recientemente ha habido una sentencia en Barcelona, pero ya antes los tribunales superiores de justicia de Cataluña y La Rioja se manifestaron en idéntica línea. El fallo del alto tribunal catalán, del año 2000, defendía así su postura «la convivencia en un estado social supone no solo el respeto de los derechos a título individual, sino también que su ejercicio no menoscabe el derecho del resto de la sociedad». En el caso de La Rioja la argumentación era similar «nada obliga a vacunar, pero la Administración tiene potestad para imponer esa exigencia a quien quiera acudir a esa guardería». Son precisamente estas sentencias las que han llevado a la Consellería de Política Social a valorar la medida, y también la necesidad de concienciar a la sociedad sobre la importancia de la vacunación para garantizar la salud pública.