El Gobierno rectifica y retira el test de ADN para inscribir como españoles a los bebés nacidos por gestación subrogada en Ucrania

El viernes emitió una instrucción a los consulados autorizándola, pero un día después la deja sin efecto

Padres afectados demandan una solución en el consulado de Kiev
Padres afectados demandan una solución en el consulado de Kiev

Redacción

Ahora sí, ahora no. Es la táctica que ha seguido el Gobierno con las cerca de treinta familias que están retenidas en Kiev a la espera de que el consulado inscriba como españoles a los bebés nacidos por gestación subrogada en las clínicas de Ucrania. Si el pasado viernes emitió una instrucción por la que se desbloqueaba la situación al permitir de nuevo una prueba de ADN para certificar la paternidad y permitir así reconocerlos como españoles, el sábado rectificó su decisión para dejar sin efecto la orden emitida desde su Dirección General de Registros y del Notariado.

«El Ministerio de Justicia ha decidido dejar sin efectos la instrucción de la Dirección General de Registros y del Notariado (DGRN) enviada a los registros consulares en la que se abría la puerta a la inscripción de niños concebidos en el extranjero por gestación por sustitución mediante la presentación de una prueba de ADN que certificara la paternidad o maternidad de uno de los progenitores», según señala este departamento en un comunicado.

Dado que en Ucrania, al igual que Georgia, no se emiten sentencias de filiación paterna, tal y como ocurre en Estados Unidos o Canadá, a las familias no les quedará otro remedio que solicitar la nacionalidad ucraniana para llevar sus hijos a España con el pasaporte de este país. Una vez en sus domicilios podrán reclamar por sentencia judicial la paternidad. Pero es sumar muchos más trámites a un proceso ya de por sí engorroso y que también supone un importante coste económico para los afectados.

«Esto es ridículo. Los sectores feministas contrarios a la gestación subrogada y el propio Gobierno ya no saben lo que defienden. Acaban de tirar una instrucción que obligaba a inscribir a los menores como hijos de las gestantes, que es lo que dice la Ley de Técnicas de Reproducción Asistida. Así que, con instrucción o sin ella, en España existe una ley que van a tener que cumplir de todas maneras», explica Marcos Jornet, el presidente de la asociación Son Nuestros Hijos, que vela por los intereses de las familias con bebés nacidos por gestación subrogada. Jornet se refiere a que, una vez en España, a los padres sí se les reconocerá la paternidad, tal y como marca la ley, mientras que las madres tendrán que pedir al bebé en adopción para tener el mismo derecho.

Persecución a las agencias

«Como Gobierno -destaca Jornet- podrán cambiar la instrucción, pero esto demuestra mucho cuál es el valor que el Ministerio de Justicia le da a los derechos de los menores».

El departamento dirigido por Dolores Delgado también advierte en su comunicado que «perseguirá» a las agencias y establecimientos que ofrecen estos servicios -en alusión a la posibilidad de tener un hijo por gestación subrogada o vientre de alquiler- y que se «lucran conduciendo a cientos de parejas a procrear en terceros países mediante esta actividad», que es ilegal en España.

«Todo ello sin perjuicio de dar solución a las situaciones de hecho que se hayan creado atendiendo al interés superior del menor», según concluye el comunicado recogido por Europa Press.

Este mes cinco familias han visto denegada la inscripción de sus bebés en el consulado. Y hay muchas otras a la espera de que se resuelvan los trámites. Lo que el viernes veían como una victoria que allanaría el camino a muchos otros padres que se encontraban en una situación familiar, ayer volvió a asomar la decepción. Y continúa la incertidumbre.

«Fue una batalla campal por nuestros hijos, pero la hemos ganado»

R. Romar

El consulado de Ucrania volverá a pedir una prueba de ADN para registrar como españoles a los bebés nacidos por gestación subrogada, lo que permite desbloquear los trámites de 30 familias atrapadas en Kiev

«Cuando llamaron a mi marido del consulado me eché a llorar». Ana Reyes respira aliviada, aunque con contención, después de varios días de angustia y desesperación tras la denegación de la inscripción como española de su hija Alba, que nació por gestación subrogada en Ucrania. Ahora tendrá la oportunidad de reiniciar los trámites, y cuanto antes, al igual que las otras treinta familias españolas que esperaban en Kiev una solución al mismo problema. A todas les valdrá a partir de ahora una prueba de ADN del padre como requisito esencial para que sus hijos sean reconocidos como españoles. Era el procedimiento que se seguía hasta hace unas semanas, pero que dejó de tenerse en cuenta después de que la embajada alegase que no tenía medios suficientes para verificar las pruebas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El Gobierno rectifica y retira el test de ADN para inscribir como españoles a los bebés nacidos por gestación subrogada en Ucrania