De un extremo a otro. Hoy 23 grados y mañana llega la nieve

Tras un sábado cálido, este domingo una borrasca devolverá la lluvia a Galicia y provocará un notable descenso de las temperaturas


El episodio de altas temperaturas tiene sus horas contadas. Hoy será el último día con el cielo despejado y máximas por encima de la media. La irrupción de aire cálido ya ha dejado alguna marca histórica. En Pontevedra, la estación de MeteoGalicia registró un valor de 24, 3 grados. En otras muchas localidades se superaron los 23. Incluso en A Mariña el mercurio subió hasta los 22. La anomalía positiva ha alcanzado los diez grados respecto a lo que el termómetro suele marcar a mediados de febrero.

Pero mañana una borrasca pone fin a este ambiente primaveral. Un frente asociado a un sistema de bajas presiones se encargará de devolver la lluvia a Galicia. Las primeras precipitaciones caerán por la mañana en el extremo oeste. A medida que avance la jornada irán desplazándose hacia el interior. Por la tarde, ya serán generalizadas y durante las últimas horas del día se presentarán en forma de chaparrón. La visita de la borrasca provocará además un desplome térmico muy notable. Las máximas descenderán hasta diez grados sobre los valores actuales. En Santiago, por ejemplo, este domingo la temperatura más alta se mantendrá en torno a los trece grados. El viento de componente norte hará que la sensación térmica sea más propia del invierno.

Por su parte, el aire gélido que viene detrás del ciclón pondrá la guinda al cambio radical del tiempo. La lluvia se precipitará como nieve a partir de los mil metros de altura. El lunes por la mañana la cota ya irá ascendiendo.

Vuelven las borrascas

La próxima semana la dinámica atmosférica estrena nuevo escenario. Y en él, a diferencia de lo que ha ocurrido estos últimos días, vuelve a tener un protagonismo destacado las borrascas. El anticiclón desaparece del Atlántico y, por tanto, queda la puerta abierta para que las bajas presiones puedan llegar a Europa sin ningún tipo de obstáculo. Los modelos prevén a medio plazo la formación de potentes ciclones. El primero se situará el próximo miércoles en medio del océano con una presión muy baja, de unos 960 milibares. Parece seguro que Galicia percibirá sus efectos. Lo que está en el aire ahora mismo es de qué manera. 48 horas después otra profunda borrasca ocupará gran parte del Atlántico. La lluvia estaría garantizada y la única duda que habrá que despejar será con qué fuerza soplará el viento y la altura de las olas.

Aunque la configuración prevista a medio plazo tiene una particularidad. Un extenso sistema de altas presiones se va a situar en el continente europeo. De nuevo volverán a crearse corredores de aire cálido procedente del sur de la Península. El panorama meteorológico que se abre en Galicia a partir del domingo apunta a un tiempo más inestable pero el viento del sur podría favorecer que las temperaturas vuelvan a ser elevadas, más propias de la primavera que del invierno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

De un extremo a otro. Hoy 23 grados y mañana llega la nieve