Javier Cámara: «Me gustan 'Los Soprano' y 'Homeland', pero no he terminado ninguna»

Mikel Labastida MADRID / COLPISA

SOCIEDAD

Alberto Tamargo

Confiesa que lloró, de niño, con «Marco», y que nunca ha tenido mucha paciencia para ver series

11 feb 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Se ha puesto en la piel de un político con pocos escrúpulos en Vota Juan, la nueva serie de TNT, y el público y la crítica lo han recibido con entusiasmo. Al riojano Javier Cámara (Albelda de Iregua, 52 años) lo conoció el público en series como Ay señor, señor y 7 vidas, y después participó en películas de autores como Pedro Almodóvar, Cesc Gay, David Trueba, Isabel Coixet... Netflix lo reclutó para sus Narcos y HBO lo llevó al Vaticano de The Young Pope.

-Se le acusa de «serieadicto», ¿cómo se declara, culpable o inocente?

-Inocente, siempre.

-¿A qué serie recuerda estar enganchado de niño?

-En realidad a Un globo, dos globos, tres globos y a La bola de cristal. Me entristecí mucho por el reciente fallecimiento de Lolo Rico. También recuerdo a Marco, y sé que fue la primera vez que lloré viendo una serie. Mi hermana pequeña se sigue riendo de mí, recordando cada Navidad cómo me encerré en el baño el día en el que la mamá de Marco se iba para siempre, o quizá era cuando la encontraba, no sé.

-¿Con qué dibujo animado se siente identificado?

-Me gustaba mucho Mazinger Z y la que me sigue gustando es La pantera rosa. Esa elegancia, ese movimiento de pelvis...

-¿Alguna vez se enganchó a un culebrón?

-Pues no. He visto capítulos y escenas divertidas por curiosidad pero eran material para mis abuelas. Cuando era niño, mientras ellas tejían y se calentaban los pies en el brasero de leña, yo hacía deberes. Aquellas voces que salían en los culebrones de la tele no se diferenciaban para mi mente de niño de las voces de las sagas melodramáticas radiofónicas. Ahora, cuando voy al pueblo y comparto tardes de sofá con mi madre, me encanta ver cómo hay actores y actrices brillando en series diarias donde se rueda muchísimo material cada día. Brillar bajo circunstancias así es de tener mucho talento.

-Cierto, se valoran poco las ficciones diarias. ¿Y tiene algún placer culpable que pueda confesar?

-Nunca he tenido mucha paciencia para ver series. Me gustan mucho Homeland, Los Soprano y varias más, pero ninguna la he terminado. No me aburro, eh, es que se me olvida seguir. Mira, he intentado retomar Homeland, por decir que he terminado una, y ando buscando en dónde me quedé; ya he abierto tres episodios y sigo sin saber cuál fue el último que vi. A veces también me he visto mintiendo, diciendo que me ha encantado alguna serie porque todos la han visto, pero prometo no hacerlo más.

-Ha aprendido a mentir. Eso se lo debe de haber enseñado su personaje en «Vota Juan». Por cierto, ¿con qué otro político de serie se llevaría bien Juan Carrasco?

-Con muchos, porque es un animal. Un animal político, claro... Le gusta el barro.

-El panorama político está convulso en estos momentos. ¿Qué serie le regalaría usted a Pablo Casado?