El reencuentro de los protagonistas de «La boda de mi mejor amigo»

La revista «Entertaiment Weekly» reunió a Julia Roberts, Cameron Diaz, Rupert Everett y Dermot Mulroney veintidós años después


Redacción

Una de las comedias románticas más taquilleras de los noventa fue el film La boda de mi mejor amigo, una película de 1997 que nos marcó por las frases tan icónicas como la de «quizá no habrá matrimonio, quizá no habrá sexo, pero por Dios... ¡Seguro que habrá baile!». La historia se basa en como la crítica gastronómica Julianne, interpretada por Julia Roberts, se da cuenta de que está enamorada de su mejor amigo Michael, encarnado por Dermot Mulroney. El problema es que el segundo va a casarse con Kimmy, Cameron Diaz, y Julianne tiene como cometido sabotear el enlace ayudado por su otro amigo, George, interpretado por el actor Rupert Everett. Ahora, veintidós años después se ha producido la gran reunión entre las estrellas que protagonizaron el largometraje. La revista Entertaiment Weekly ha sido el medio encargado de congregar de nuevo a Roberts, Diaz, Everett y Mulroney para recordar algunas anécdotas de la película, informa Europa Press.

«Echando la vista atrás, recuerdo que la escena que más me marcó del rodaje de La boda de mi mejor amigo fue cuando le digo al personaje de Dermot: 'Escógeme, déjame hacerte feliz'. Fue breve, dulce y significativo», ha confesado Julia Roberts al medio estadounidense.

Una de las claves del éxito del largometraje fue la buena relación y naturalidad de los actores durante el rodaje, que se transmite a la cinta. Dos décadas más tarde, los intérpretes siguen manteniendo la amistad tal y como ha explicado Rupert: «Todos nos llevamos muy bien de inmediato. Y todo el mundo pudo sentir eso en la pantalla. Para mí fue mágico».

Cameron Diaz, quien empezó a ser conocida por el mundo hollywoodiense unos años antes del filme romántico, no pudo decir que no a la propuesta del director: «Me puse a trabajar con todas estas personas y con Julia. Fue una gran oportunidad para mí». 

«La gente se me acerca y me dice: '¡La boda de mi mejor amigo!' y yo digo, 'Aww'», ha declarado la intérprete de 46 años. Además, Diaz ha expresado como una de las fans más acérrimas al filme es su cuñada, Nicole Richie: «Mi cuñada está obsesionada con la película. Hace un año y medio fuimos a Chicago y ella me llevó a todas las localizaciones de la cinta. Me decía: '¿Recuerdas cuando estabas caminando por la calle aquí y entonces?...' Fue muy divertido. Hasta me pidió que simulase algunas secuencias'». De hecho, una de las más famosas es cuando Rupert Everett se arranca a cantar en un restaurante I Say a Little Prayer y toda la familia acaba interpretando la canción

La que encarna la voz de la princesa Fiona en la franquicia de Shrek, también ha confesado cuál fue su momento más vergonzoso durante el rodaje de la película. Se trata de la famosa escena en el karaoke en la que Kimmy canta a su pareja, Michael: «Estaba aterrada, de verdad. Solo quería correr y esconderme, pero Dermot me mantuvo allí y me infundió ánimos. 'Puedes hacerlo', me dijo. Por eso en la escena solo lo miro a él todo el rato y él me mira como diciéndome: 'Estás bien, no vas a morir', pero yo sentía que moría».

La película sigue dando de qué hablar después de tanto tiempo. De hecho, se acerca el estreno de un remake de La boda de mi mejor amigo con Miguel Ángel Silvestre en uno de los papeles principales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El reencuentro de los protagonistas de «La boda de mi mejor amigo»