Justin Bieber y Hailey Baldwin, sin sexo antes del matrimonio

Meghan Markle cocina en casa a diario, según sus amigas


Ahora sí, ahora no. Desde hace meses la boda de Justin Bieber y Hailey Baldwin es un ir y venir de rumores que aseguran que sí se han casado o que lo niegan. En el número de marzo del Vogue americano, la propia pareja, fotografiada por Annie Leibovitz, habla por primera vez y lo cuenta todo sobre su relación, empezando por confirmar que sí se casaron en un juzgado de Nueva York el pasado septiembre, dos meses después de comprometerse, aunque tienen pendiente hacer una ceremonia a la manera tradicional. ¿Y por qué tanta prisa, nos preguntamos? Pues la respuesta impregnada de misticismo la ofrece el propio cantante en esta biblia de la moda que es la revista de Anna Wintour: decidieron esperar hasta el matrimonio para mantener relaciones sexuales.

«Dios no nos pide que tengamos sexo por él porque quiera reglas y esas cosas. Es más bien: “Intento protegeros de la pena y el dolor”. A veces la gente tiene sexo porque no se siente lo suficientemente buena, porque le falta autoestima. Las mujeres lo hacen y los hombres también», afirma Bieber, que añade: «Quería volver a dedicarme a Dios en ese sentido porque sentía que era mejor para la condición de mi alma. Y creo que, como resultado de eso, Dios me bendijo con Hailey».

 

Sin mayordomo

Meghan no tiene cocineros ni peluqueras. No hay como tener un puñado de buenas amigas que te defiendan cada vez que las cosas vienen mal dadas. Las de Meghan Markle acaban de dar la cara por la duquesa después de todas las críticas que se han vertido en los últimos meses contra la exactriz por su fuerte carácter y por sus complejas relaciones con el personal de palacio que presuntamente ha dejado el trabajo por su culpa. Ellas, las amigas, pintan un retrato totalmente diferente para la revista People. «Se asume falsamente que vive en un lugar dorado con personal, damas de compañía y todas esas prebendas reales -afirman-. Simplemente es falso». Después de visitar a los duques de Sussex en su «pequeño» y «confortable» chalet, las confidentes aseguran que «Meg cocina para ella y para Enrique cada día; no hay chef ni mayordomo». Tampoco tiene peluquera ni estilista y se pinta las uñas tranquilamente mientras charla con las visitas de confianza antes de salir a un acto público. «Excepto para su boda, ella se maquilla sola. Se viste y se arregla por sí misma», subrayan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Justin Bieber y Hailey Baldwin, sin sexo antes del matrimonio