Instrucciones para conservar los alimentos en la nevera y no intoxicarnos

SOCIEDAD

Maria Pedreda

Una cuarta parte de las intoxicaciones alimentarias son culpa de una mala refrigeración

06 feb 2019 . Actualizado a las 10:55 h.

La nevera no es un armario más para guardar cosas. Ni siquiera debería considerarse uno más entre todos los electrodomésticos de la cocina. Los frigoríficos nos simplifican la vida. Gracias a ellos, ahorramos tiempo, dinero y ganamos en salud. Eso, si los utilizamos bien. Una cuarta parte de las intoxicaciones alimentarias se deben a una inadecuada refrigeración, según la OCU. Sin ir más lejos, estos días se vuelve a hablar del joven belga que murió diez horas después de comerse un plato de pasta que llevaba cinco días fuera de la nevera.

El sentido común es la principal norma a seguir pero, a partir de ahí, hay muchos trucos a tener en cuenta. En el supermercado deberíamos escoger aquellos productos con una caducidad mayor y leer muy bien las etiquetas. Nos indicarán cuánto tiempo tenemos que conservarlo una vez abierto. Tampoco hay que entretenerse en el camino de vuelta a casa. «No solo hablamos de que los alimentos pierdan calidad y propiedades. Se puede dar un crecimiento microbiano que termine dando lugar a un problema sanitario», asegura Jorge Barros, catedrático en Tecnología de los Alimentos de la USC.

La temperatura ideal a la que debería estar la nevera es de 4 grados aunque es habitual que los frigoríficos de nuestra casa lleguen hasta los 6. Con respecto al congelador, lo normal es -18 grados, nunca debería subir de esa temperatura.