¿Sabes lavarte las manos correctamente?

Es la medida de higiene más importante para evitar el contagio de virus como el de la gripe


redacción

Las manos lo tocan todo y son el refugio perfecto para todo tipo de bacterias y virus. Un simple gesto, lavarse correctamente, puede evitar el contagio de muchas enfermedades. Según la OMS, el 25% de las infecciones respiratorias se puede evitar solo con este hábito. 

Una rutina que hay que repetir cada vez que sea necesario: antes y después de cocinar y de comer,  después de ir al baño o cambiar a un bebé, tras estornudar o toser, después de sacar la basura, después de tocar dinero o mascotas, visitar a un enfermo o viajar en transporte público, antes de salir de casa. 

Lavarse las manos solo con agua no es suficiente. Hay que utilizar jabón o una solución hidroalcohólica. El lavado debe durar, como mínimo, 20 segundo y hasta aproximadamente 1 minuto. Es importante el secado: con una toalla de algodón limpia si estamos en un sitio de confianza y con papel o secador si es un lugar público. 

Enseñar a los niños la importancia de lavarse las manos es primordial. El tiempo que dura el Cumpleaños feliz puede servir de cronómetro. Una buena técnica es hacerlo a menudo con ellos para que aprendan la importancia de este hábito. 

Lavarse las manos con agua caliente es lo ideal para una mayor desinfección aunque el agua tibia, por comodidad, es la siguiente opción. Hay que frotar las palmas de las manos, los dorsos y todos los dedos. Es muy frecuente estropearlo todo al final: hay que acordarse de cerrar el grifo con el codo. 

Si se utiliza una solución hidroalcohólica el proceso es el mismo. Solo cambia el último paso: hay que esperar hasta que el producto se evapore. La acción durará, en este caso, entre 20 y 30 segundos. 

Consejos para padres: cómo sobrevivir a un niño con gripe

UXÍA RODRÍGUEZ

Los pediatras aconsejan que los más pequeños no salgan de casa durante el proceso

La Asociación Española de Pediatría ofrece en su página web diversos decálogos dirigidos a que los padres puedan manejar con tranquilidad los contratiempos de salud de sus hijos. Estos son los principales pasos a seguir para plantar cara a la gripe.

No tiene tratamiento

Ni antibióticos ni antigripales. Los antibióticos no sirven de nada, salvo en el caso de alguna de sus complicaciones. Todo lo que se puede hacer es aliviar las molestias y la fiebre, prevenir en lo posible las complicaciones y cuidar al niño enfermo. No se debe dar ácido acetilsalicílico ni otros medicamentos antigripales que lo contengan, de igual manera, también se desaconseja el uso de anticatarrales y antitusivos en menores de 2 años.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

¿Sabes lavarte las manos correctamente?