El padre de la menor del caso de la Arandina: «Estamos viviendo un infierno»

Denunció a tres futbolistas del equipo burgalés por una supuesta agresión sexual a su hija


La Voz

José Miguel Zayas, el padre de la menor que denunció a tres futbolistas de la Arandina CF por una supuesta agresión sexual, ha roto su silencio tras más de un año de instrucción judicial para asegurar que la familia está viviendo «un infierno».

En unas declaraciones recogidas por Diario de Burgos, el progenitor afirma que desde que estalló el caso han sufrido amenazas por las redes sociales y les han rayado la puerta de casa.

«Hemos salido todos en los medios, incluso imágenes de la niña, nos han puesto hasta un detective privado. Estamos en un proceso judicial y ¿no pasa nada? ¿Denuncio y nada?», se cuestiona.

Una situación que, asevera, viven en una situación de desamparo por todas partes ya que no reciben ningún apoyo, ni siquiera del Ayuntamiento, «que se ha desentendido», ha denunciado.

«La gota que ha colmado el vaso» ha sido el reciente fichaje de Rodrigo González, Flórez, por parte de la Arandina CF.

Se trata de uno de los miembros del grupo de Whatsapp La Trupe, en el que se encontraban algunos de los investigados y que ha sido llamado a declarar como testigo en la instrucción del caso y que en numerosas ocasiones ha mostrado su apoyo a los tres jugadores imputados.

Zayas considera que este fichaje es un «reto» con el que buscan «desestabilizarles». Por ello, carga contra el Ayuntamiento, que subvenciona con 50.000 euros al club de fútbol, y contra el presidente de la Arandina CF, Pedro García, a quien hace directamente responsable de un fichaje que está dispuesto a denunciar incluso a nivel nacional.

También lamenta los largos plazos judiciales que están soportando y critica que el caso no esté ya juzgado

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

El padre de la menor del caso de la Arandina: «Estamos viviendo un infierno»