Touriñán, de Gorrilla a Puigdemont

El humorista anunció que deja el programa «Land Rober», pero quedan sus personajes más celebrados, como el del jubilado Manolo y el de Raffaella Carrá


Redación

Xosé Antonio Touriñán se ha ido de Land Rober. Pero quedan los personajes, imitaciones y otras creaciones propias que han visto la luz durante los siete años en los que el humorista ha trabajado en el programa de TVG y con los que tantas veces se ha saltado el guion a ritmo de carcajada. Muchos fans del programa son touriñistas a los que les cuesta asumir que el cómico ya no forma parte de la tropa de las noches del jueves.

Touriñán fue el gorrilla que junto a Roberto Vilar puso ante los focos al macarrilla gallego de barrio. Hasta el juez José Antonio Vázquez Taín tuvo que intervenir... en un sketch para interrogar a la pareja de gamberretes cara a cara. La cosa acabó con un acuerdo entre las partes. Y Vázquez Taín dictó sentencia con una frase propia de la pareja: «Hai que ser legales!».

Se metió también en la piel de Manolo, el paisano jubilado casado con Concha (Eva Iglesias). Los dos formaron una pareja ideal para la sección A súa media castaña.

También visitaron a los reyes y llevarles unas rosquillas de verbena saltándose todos los protocolos y para aparcar el churrasco y tuvieron cenar con un yerno que resultó ser chef de la nueva cocina (David Perdomo), una especie de trasunto del cocinero Dabiz Muñoz, que los invitaba a comer el caparazón del marisco, porque es donde está el sabor. En Xubilados polo mundo Concha y Manolo imitaron la cena de un crucero y Manolo, sin querer, acabó cargándose la mesa y, de paso, obligando a todos a hacer una pausa publicitaria para recomponer el escenario.

Arriesgó enfundándose las mallas rojas de Raffaella Carrá, intentando aguantar el tipo sobre los tacones mientras el equipo lloraba de risa. Esta Carrá que llegó a hacer dúos musicales con invitados como Ruth Lorenzo y Blas Cantó.

Se transformó en Carles Puigdemont para darle réplica a Juan Carlos I y compartir con el monarca, Isabel II e Isabel Pantoja la cena de Nochebuena. Con su primera imitación sorprendió al público porque con peluca y gafas sí que tenía cierto parecido con el catalán. 

Fue João Simões, ese estrafalario portugués al que siempre le tocaba la lotería que participó en Quen non quere ser millonario y que llegó a meter en el ajo de sus participaciones a Ana Obregón.

Son mil caras de un mismo cómico que ha decidido darse un descanso después de conquistar a la audiencia gallega junto a sus compañeros de Land Rober.

Touriñán fala do seu adeus a «Land Rober»: «Necesito parar, coller aire, descansar»

Beatriz Pallas

O actor e humorista anunciou este mércores que abandona o programa para «recuperar as ganas de facer cousas»

Parar, descansar. Son as palabras que máis repite Xosé Antonio Touriñán (Culleredo, 1980) cando explica a mensaxe que publicou este mércores nas redes sociais e que sobresaltou aos seus seguidores: «Báixome de Land Rober». O actor e humorista quere, en primeiro lugar, tranquilizar ao público: «Estou ben, só necesito respirar e coller carreiriña». Pero non sabe onde chegará cando recupere «as ganas de volver facer cousas».

De momento só estará no teatro, coa xira «Somos criminais», xunto a Carlos Blanco, con quen pensa seguir traballando. Tampouco volverá participar en novos programas de Malo será, que precisamente este mércores dedicoulle un especial. Do futuro, non sabe nada.

Seguir leyendo

PARA SABER MÁS

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Touriñán, de Gorrilla a Puigdemont