«El problema es que ellos creen que eso realmente es sexo»

Sonia Vaccaro, psicóloga experta en violencia machista, aprecia una clara relación directa entre este tipo de comportamientos y el hecho de que «a muchas generaciones les ha educado en la sexualidad la pornografía»


La educación sexual es una gran asignatura pendiente que también está detrás de las agresiones grupales. Sonia Vaccaro, psicóloga experta en violencia machista, aprecia una clara relación directa entre este tipo de comportamientos y el hecho de que «a muchas generaciones les ha educado en la sexualidad la pornografía». «Esto lamentablemente hace que se entienda que este tipo de cosas son sexo. Ellos lo creen así, y así lo practican y lo difunden. Se sienten poderosos y muestran su hazaña».

Para Vaccaro, esta asignatura pendiente necesita una revisión urgente para desterrara la cosificación de las mujeres. «Tendremos también que enseñar -afirma- que en el encuentro sexual hay otra persona del otro lado, no una cosa que se pone y se quita. Que se entienda el sexo como un encuentro en el que el deseo de ambos es respetado. Eso es algo que como adultos tampoco no les hemos transmitido a los jóvenes porque nosotros tampoco lo hemos aprendido así. Los varones, sobre todo, han sido educados con la pornografía». El problema, según la experta, es que esta educación abarca varias generaciones, con lo cual «la mirada que tiene que interpretar estos hechos también está sesgada», y de ahí vienen polémicas como la que plantea que una mujer pueda estar disfrutando si no se defiende o no lo dice de forma explícita. «Lo estamos viendo, que una chica es un objeto que se pasa entre todos se utiliza, es la presa. El nombre de la Manada en sí nos habla ya de este cerebro y estos impulsos que creíamos que estaban controlados».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

«El problema es que ellos creen que eso realmente es sexo»