¿Estaría dispuesto a acoger a un perro anciano y enfermo? Puri sí lo hizo

Abarrotan refugios y protectoras, donde los cachorros son los primeros en salir

¿Adoptarías un perro mayor y enfermo? Summa tiene catorce años y una larga lista de achaques. Su ángel de la guarda se llama Puri: «Compensa porque me da un cariño infinito». Dure el tiempo que dure...

redacción / la voz

Se llama Summa. «Le pusieron ese nombre por los luchadores japoneses», explica Puri. Espíritu de combate, desde luego, no le falta. Tiene catorce años y muchos achaques a sus espaldas: «La operaron de tumores en las patas y en un ojo, padece artrosis en la columna, tiene las vértebras unidas...» El relatorio de padecimientos es largo. Summa está recibiendo tratamiento para el dolor, ansiolíticos y un antibiótico crónico para la descomposición. «Aún así, compensa. Yo le hago un favor a ella, pero ella me lo hace a mí. Para mí tener perro no es un trabajo, es un placer. Recibo un cariño infinito».

A pesar de sus achaques, Summa es una perra feliz y muy querida. Por las tardes duerme la siesta en la trastienda de la agencia de viajes en la que trabaja Puri. «Ahí no molesta a nadie. De hecho, muchos clientes ni perciben que está». Mientras la pasea por el parque -bajar las escaleras le cuesta un riñón, así que opta por la rampa-, cuenta cómo surgió el flechazo: «Yo ya había acogido a otro perro, Blanca, que estuvo cinco años conmigo. Me propusieron acoger a un animal mayor y me la llevé. Fue una maravilla». Ahora, repite con Summa. Al tratarse de una acogida, los gastos veterinarios corren a cargo de la protectora. «Es una responsabilidad compartida», explica María Díaz de Piñeiro, presidenta de Apadan. «Comida, mimos y caprichos corren de mi cuenta», comenta Puri, muy crítica con las modas que llenan las perreras de animales viejos y sin oportunidades porque «la gente solo quiere cachorros y sobre todo, determinadas razas. Bonitos y pequeños.

Los grandes, y más si son oscuros, están condenados. Si no estuviera conmigo, ya se habría ido al otro mundo, tal y como están de masificados los refugios», lamenta. «Los casos más dramáticos son los de perros que llegaron al refugio siendo cachorros o muy jovencitos, y se han quedado con nosotros durante toda su vida. En este momento suponen entre el 20 % y el 30 %», asegura Díaz de Piñeiro, que recomienda la experiencia: «Es una muestra de generosidad extraordinaria aceptar que no nos importa cuánto tiempo quede, sino lo que podemos hacer con él y la calidad de ese tiempo, sea el que sea. Para un perro mayor, unos pocos meses o años al calor de un hogar, con un dueño que lo respete, lo entienda y lo mime, serán como 100 vidas».

Consciente de que «Summa no va a vivir mucho más», Puri también tiene asumido que «volveré a acoger. Eso lo tengo claro».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
41 votos
Comentarios

¿Estaría dispuesto a acoger a un perro anciano y enfermo? Puri sí lo hizo