Una divorciada pierde la pensión y la casa familiar por convivir en ella con otro hombre

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Ramón Leiro

Un fallo del Supremo da la razón al exmarido, que entendía que no debía seguir pagando la mitad de los gastos de la vivienda tras siete años de divorcio

19 dic 2018 . Actualizado a las 08:16 h.

Una mujer divorciada de Zaragoza deberá abandonar su casa por estar conviviendo en ella con otro hombre. Así lo dicta una sentencia de la Audiencia Provincial que sigue el criterio establecido por el Tribunal Supremo hace apenas un mes, en una sentencia por la que prohibió el uso de la vivienda familiar si la madre o el padre conviven en ella con una nueva pareja. En este caso, tal y como avanzó el Heraldo de Aragón, el fallo da la razón al exmarido, que entendía que no debía seguir pagando la mitad de los gastos de la vivienda tras siete años de divorcio.

Tras examinar el caso, la magistrada que lo llevó llegó a la conclusión de que la nueva relación sentimental que había iniciado la mujer era equiparable a una convivencia marital. Y, por tanto, ya no tenía sentido que su exmarido siguiera teniendo limitado el uso de una vivienda de la que es cotitular.

Cuando la pareja pactó hace siete años las condiciones del divorcio, se acordó que la esposa se hiciera cargo de las dos hijas y que las tres siguieran disfrutando del que fue el domicilio familiar. «Pero la introducción de una tercera persona hace perder a la vivienda su antigua naturaleza por servir en su uso a una familia distinta o diferente», según la Audiencia de Zaragoza. El exmarido tuvo que contratar un detective privado para demostrar que la madre de sus hijas estaba conviviendo con otro hombre en la casa familiar.