Isabel Domínguez: «Lo del pádel es una fiebre»

Así es la pontevedresa que ostenta el campeonato del mundo de pádel de veteranos


Isa Domínguez (Pontevedra, 1978) es una de esas personas que se ríe mucho, constantemente. Y eso ilumina cualquier conversación. Será porque las cosas le van bien a sus 40 recién cumplidos, aunque me atiende en una cafetería de Narón después de salir de una consulta médica y antes de entrar a unas curas tras una reciente intervención quirúrgica para corregir una variz.

-Es usted campeona del mundo...

-Sí, suena bien, ¿verdad? Somos campeonas por parejas de más de 35 años con Vane Alonso y con el equipo nacional.

-Ha alcanzado el campeonato de mayor.

-Yo jugaba al tenis desde pequeñita y hace unos 15 años conocí el pádel y me enganché.

-¿Qué pasa con el pádel, que se engancha todo el mundo?

-Sí, lo del pádel es una fiebre. Es un deporte relativamente sencillo de practicar y de empezar, sobre todo. Pista más pequeña, pala más pequeña, se juega por parejas... Es más asequible. Pero es que además el tercer tiempo es lo que más engancha. Ese es el truco escondido del pádel, ja, ja.

-Bueno, el tercer tiempo es común a muchas actividades.

-Sí, es verdad. Pero con el pádel también pasa que hay gente que no ha hecho mucho deporte en su vida, pero con 40 descubre el pádel, lo practica y se divierte.

-¿Alguna vez pensó que podría vivir del deporte?

-Del deporte, sí, del pádel, no, y menos a nivel competición. Ahora soy jugadora y entrenadora. Estudié Economía, hice un máster y estuve trabajando en Madrid. Pero descubrí que lo mío, en realidad, era el deporte.

-Si me pregunta por algún jugador de pádel famoso, el único que se me ocurre es José María Aznar.

-Sí, ja, ja. Usted y gran parte de la población española. En los inicios fue la cara visible de este deporte. Pero ahora mismo, después del fútbol, es el primer deporte en licencias federativas.

-Usted viene de una familia muy numerosa y muy deportista.

-Sí. Somos 14 hermanos. Yo soy la novena. Y todos hemos practicado deporte y lo seguimos practicando. Balonmano, tenis... En balonmano hubo varios internacionales, uno está en Arabia Saudí entrenando. Y los sobrinos también siguen la saga. Ahora casi todos nos hemos pasado al pádel, ja, ja.

-En Navidad tendrán que alquilar un hotel.

-Estamos deseando que lleguen para juntarnos, aunque cada vez es más difícil que coincidamos todos.

-Sus padres tienen una idea extensa de la familia.

-Sí, ja, ja. Mi madre hubiera tenido más hijos. Y mi hermana pequeña también la animaba. No quería ser la última.

-No creo que haya en Galicia muchas familias como la suya.

-Yo no conozco ninguna.

-¿Y cómo es eso de tener tantos hermanos?

-Bueno, para mí es algo natural. Cuando lo cuento, siempre me preguntan si me sé los nombres de todos y los recito de carrerilla. Aunque a veces hay peleas, ¿eh?

-Más que peleas, serán reyertas.

-Sí, ja, ja. Pero somos una familia bastante unida.

-¿Qué le gusta hacer cuando suelta la pala?

-Me gusta ir al cine a ver una película interesante, quedar con mis amigos, cocinar, y también me gusta comer, ja, ja,

-¿Más cocinar o más comer?

-Comer me gusta mucho, desgraciadamente. Esto igual es mejor que no lo ponga, ja, ja.

-Cuente alguna travesura que hiciera de pequeña.

-Pues una vez, en Sanxenxo, jugando a los taxis, me metí en un 600 que tenían mis padres a llevar a tres de mis hermanos. Al parecer, debí quitar el freno de mano, porque caímos por una cuesta y quedó un árbol un poco torcido, ja, ja.

-No pasó nada.

-No, no. Afortunadamente.

-Aquellos sufridos 600...

-En la playa había gente que esperaba a vernos llegar, porque salíamos nueve o diez de aquel 600.

-Defínase en cuatro palabras.

-Alegre, trabajadora, sensible y amiga de mis amigos.

-¿Celta o Dépor?

-Los dos.

-Eso es imposible.

-Pues Deportivo.

-¿De qué se arrepiente?

-De no haber estudiado INEF.

-¿A quién le echaría un partido de pádel: a Aznar, a Rivera, a Sánchez o a Iglesias?

-A Rivera.

-¿Le interesa la política?

-No. Me da pereza. Y últimamente, también tristeza.

-Dígame un día que recuerde con mucho cariño.

-El de mi último cumpleaños. Tuvimos una fiesta fantástica con mi familia y mis amigos. No lo olvidaré nunca.

-¿Los 40 son los nuevos 20?

-Sí, ja, ja. Yo me encuentro como si tuviera 20.

-Una canción.

-Santiago, de Fredi Leis. Yo estudié en Santiago y me identifico bastante con esa canción.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Ser feliz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Isabel Domínguez: «Lo del pádel es una fiebre»