La protesta por la sentencia a La Manada llega ante el Ministerio de Justicia: «No es abuso, es violación»

Las concentraciones de repulsa se han repetido en varias ciudades españolas


Más de un centenar de personas se han congregado ante la sede del Ministerio de Justicia en Madrid tras la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Navarra que confirma la sentencia de La Manada. El Alto Tribunal ha ratificado la condena de 9 años de prisión, por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento, impuesta el pasado abril por la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra.

Convocados por el movimiento Libres y Combativas, por el Sindicato de Estudiantes y por Izquierda Revolucionaria, han desplegado ante el departamento que dirige Dolores Delgado una pancarta con el lema: «No es abuso, es violación. Nosotras sí te creemos». Alrededor, carteles individuales con expresiones tan gráficas como una tumba cuyo epitafio reza «¿Ahora sí es violación?».

Escoltados por agentes de Policía Nacional, los manifestantes han gritado con fuerza lemas como «Agresión machista, respuesta feminista» o «Jueces y fiscales, también son culpables». También han interpelado directamente a Delgado coreando «Dónde está la ministra de Igualdad», ante la mirada de los transeúntes, a quienes han repartido pegatinas en las que estaba impresa la misma consigna que portaban en sus carteles. «Si no nos matan, no nos creen».

Las convocatoria de protesta se han repetido en otras ciudades de España como Barcelona o Bilbao, reclamando que se considere que hubo agresión sexual y se eleve la pena impuesta. De hecho, la sentencia incluye el voto particular de dos jueces que solicitan una condena de 14 años a los cinco miembros de La Manada por violación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La protesta por la sentencia a La Manada llega ante el Ministerio de Justicia: «No es abuso, es violación»