Tras dos años de viaje, la NASA llega este lunes al asteoide Bennu

La agencia podrá investigar sobre la formación temprana del sistema solar y sobre cómo encontrar recursos preciosos como los metales y el agua en los asteroides

La llegada a Bennu Tras dos años de viaje, la NASA ofrece en directo la aproximación de la sonda al asteroide

Tras más de dos años de periplo interestelar, la misión de la NASA ha conseguido un importante hito. La primera misión de la agencia diseñada para visitar un asteroide y devolver una muestra de su polvo a la Tierra llega el lunes a su destino, Bennu. La NASA ha confirmado el encuentro de esta sonda espacial con el asteroide. 

Con un coste de 800 millones de dólares, la misión OSIRIS-REx empezará este lunes a operar alrededor del asteroide Bennu, al que estudiará a fondo durante los próximos años. Tal y como recoge la agencia Europa Press, hasta marzo del 2021, la nave inspeccionará y mapeará el terreno, navegará cerca del asteroide y finalmente tocará la superficie durante cinco segundos para obtener una muestra del mismo. A partir de ese momento, la sonda regresará a la Tierra portando en su interior una preciada carga.

«Logro desbloqueado: Hemos llegado. Nuestra misión OSIRIS-REx alcanzó el asteroide Bennu, donde pasará casi un año cartografiando y estudiando para encontrar un lugar seguro para recolectar una muestra», publicó la NASA en su cuenta de Twitter.

Tras su encuentro del 3 de diciembre, la nave hará un total de cinco pases sobre el polo norte, el ecuador y el polo sur a una distancia de 7 kilómetros. Los principales objetivos científicos de esta Fase Preliminar son estimar la masa de Bennu, refinar el modelo de estado de giro del asteroide y generar un modelo de forma global a una resolución de 75 centímetros.

Ya en la Fase Orbital A, la nave espacial se colocará en una órbita de gravedad alrededor de Bennu por primera vez. No hay requisitos científicos, ya que esta fase está diseñada para proporcionar al equipo de la misión la experiencia de navegar cerca de un cuerpo pequeño. La nave espacial rodeará a Bennu a una distancia entre 1,4 y 2 kilómetros, y cada órbita durará aproximadamente 50 horas. Esta fase marca lo más cerca que una nave espacial ha orbitado alrededor de un cuerpo pequeño.

La nave también utilizará su espectrómetro OTES para mapear la composición química de toda la superficie de Bennu. Las imágenes obtenidas durante esta fase tendrán una resolución lo suficientemente alta como para producir mapas de terreno digitales y mosaicos de imágenes globales para los sitios de muestra propuestos. El terreno de Bennu se examinará a granel y las secciones se clasificarán como «seguras» o «inseguras», con los resultados visualizados en un mapa de peligros.

Después de esta primera fase, la nave hará las observaciones científicas necesarias para ayudar al equipo a concentrarse en la mejor ubicación en Bennu para recoger una muestra de regolito (material de superficie suelta). Para obtener estos datos, la nave ejecutará una serie de giros entre los polos norte y sur de Bennu mientras realiza observaciones desde siete estaciones diferentes sobre el ecuador. Estos datos serán estudiados para entender la geología de Bennu. La nave espacial también realizará búsquedas de polvo y gas.

Al final, el equipo tendrá la información necesaria para seleccionar hasta 12 sitios de muestra candidatos. Además, el equipo mapeará las propiedades globales del asteroide, logrando un objetivo científico importante de la misión. Al final de la Estudio Detallado, la nave espacial entrará en una órbita cercana (con un radio de 1 kilómetros) alrededor de Bennu. Los nuevos datos recogidos se utilizarán para evaluar los sitios de muestra potenciales para tres elementos clave: seguridad, capacidad de muestreo y valor científico.

Durante la fase de reconocimiento, la nave hará una serie de observaciones de reconocimiento a baja altitud de los dos candidatos del sitio de muestra final. Estas observaciones, obtenidas a partir de 225 metros sobre la superficie, mostrarán objetos en el suelo que son tan pequeños como 2 centímetros. Las imágenes de contexto de los sitios también se tomarán durante los pases superiores a una altura de 525 metros. Ambos sitios se estudiarán en su totalidad para que el equipo pueda comenzar a planificar inmediatamente la recolección de muestras en el sitio de respaldo si es necesario.

Debido a que la recolección de muestras es un evento crítico, la misión ha planeado al menos dos ensayos antes de la ejecución final. En el primer ensayo, OSIRIS-REx practicará dejar su órbita, maniobrando a un punto de control predefinido ubicado a 125 metros sobre el sitio de muestra, y luego regresará a la órbita. El segundo ensayo llevará a la nave espacial de la órbita a un punto de coincidencia, donde se desplazará sobre la ubicación de muestreo antes de volver a la órbita.

Durante cada ensayo, la nave espacial recopilará y analizará datos de rastreo, rangos LIDAR e imágenes OCAMS y TAGCAMS para que el equipo pueda verificar el desempeño del sistema de vuelo antes de la maniobra real de recolección de muestras.

Cuando sea el momento, OSIRIS-REx utilizará el instrumento TAGSAM para recolectar una muestra de regolito de Bennu. TAGSAM es un brazo articulado en la nave espacial con una cabeza redonda de muestra en el extremo. Durante la maniobra Touch-and-Go (TAG), la cabeza del muestreador se extenderá hacia Bennu, y el impulso de la trayectoria lenta y descendente de la nave lo empujará contra la superficie del asteroide durante unos cinco segundos, lo suficiente para obtener una muestra. En contacto, el gas nitrógeno soplará sobre la superficie para tomar el polvo y las pequeñas piedras, que luego serán capturadas en la cabeza de TAGSAM.

Después de que la nave espacial se active para alejarse de Bennu, el equipo de la misión medirá la cantidad de muestra recolectada girando la nave espacial con el brazo TAGSAM extendido. Luego compararán el cambio en la inercia de la nave espacial con un giro anterior de TAGSAM vacío para garantizar que se haya recogido suficiente muestra. La nave tiene tres botes de gas nitrógeno a bordo, lo que permite tres intentos de muestreo. Una vez que se determina que la recolección de muestras es exitosa, la cabeza TAGSAM se colocará en la cápsula de retorno de muestras para regresar a la Tierra. Después de la estiba exitosa, la nave se pondrá en una posición a distancia segura de Bennu, donde permanecerá hasta el inicio de su viaje de regreso a la Tierra en marzo de 2021.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tras dos años de viaje, la NASA llega este lunes al asteoide Bennu