Ciberactivistas contra el racismo

La Obra Social 'La Caixa', financia a Ecos do Sur en su lucha contra la xenofobia en las redes


redacción / la voz

En Ecos do Sur viven muy de cerca la discriminación que sufren los inmigrantes. Con la financiación de la Obra Social ‘La Caixa’ han puesto en macha el proyecto Ciberespect 2.0, como continuación de una primera fase que comenzó en el 2016. Según explica Natalia Monje, esta iniciativa responde a una rotunda realidad: «hemos comprobado que el discurso discriminatorio en las redes sociales, que hace unos años era algo residual, se está generalizando». Por eso, su idea es generar un grupo motor de ciberactivistas que pongan en marcha un plan de acción a un medio plazo para contener y luchar contra el discurso racista en las redes sociales. Eso en un momento en el que algunos partidos políticos incluso apelan al miedo con argumentos racistas para conseguir cuotas de poder. «La mayoría de nosotros -explica- vivimos como en burbujas informativas. Seguimos a los medios y personas afines y no nos enteramos mucho de lo que pasa realmente fuera». Después de observar a conciencia el discurso del odio en las redes durante todo el 2017, Ecos do Sur constató que «el 70 % de los comentarios que los lectores hacían a las noticias sobre inmigración tenían algún tipo de contenido discriminatorio, y algunos de ellos eran parte de un discurso de odio que podía llegar a ser punible. El 20 % eran neutros y un 10 % alternativos, es decir, que interpretan el fenómeno de la inmigración en clave de derechos humanos».

Este proyecto, según la representante de la oenegé, se realizará con cinco tipos de actividades diferentes: el seguimiento del discurso del odio y las fake news en las redes, una escuela popular para capacitar a jóvenes y adultos en estas temáticas, la creación de materiales innovadores, la creación de la red de ciberactivistas, y las campañas de sensibilización en la Red.

«Queremos -afirma Natalia Monje- animar a las personas tolerantes para que intervengan en las redes sociales y nos ayuden a difundir otro mensaje. Internet es una herramienta maravillosa, pero también amplifica los mensajes radicales, radicaliza a las personas gracias al anonimato e impacta en un número enorme de personas de todas las edades». y las posibilidades de interacción tienen ese lado oscuro también.

Uno de los hechos que más les ha sorprendido es la gran acogida de su escuela popular. «Cuando la pusimos en marcha empezamos a recibir peticiones de un montón de sitios para que hiciésemos talleres: de centros educativos, institutos, universidades, ayuntamientos, asociaciones.... Porque realmente hay demanda de información de este tipo, y nosotros queremos aprovechar para recordar que todo el que esté interesado puede acercarse y le informaremos».

El objetivo, es, pues, capacitar «a lo que llamamos el sector tolerante, que somos todas las personas que defendemos una visión no discriminatoria de la sociedad, que no intervenimos normalmente en el debate porque quizás pensamos que no sirve para nada y no sabemos muy bien cómo hacerlo, o por miedo al aislamiento».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ciberactivistas contra el racismo