Los plásticos de usar y tirar quedarán prohibidos en Europa a partir del 2021

Raúl Romar García
r. romar REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

EUROPAPRESS

La medida incluye desde las pajitas a los palitos para globos o los bastoncillos de algodón

20 ene 2020 . Actualizado a las 19:19 h.

Los picnis en el campo con vasos, platos, tenedores, cuchillos e incluso tenedores de plástico tienen los días contados. Al igual que los bastoncillos de algodón, los palitos para globos, los contenedores de comida rápida de poliesterireno expandido, un material espumado muy utilizado en envases y embalajes, y los productos de plástico oxodegradables. Todos estos materiales quedarán prohibidos en la Unión Europea a partir del 2021 tras una decisión histórica adoptada ayer por amplia mayoría -571 votos a favor, 53 en contra y 43 abstenciones- en el Parlamento Europeo.

Sin embargo, la directiva, propuesta hace unos meses por la Comisión, aún no es definitiva, ya que queda pendiente el visto bueno del Consejo de Ministros de los 27 y los países miembros, que se reunirán a finales de semana, aún deben fijar una posición conjunta. Las negociaciones a tres bandas -gobiernos, Parlamento y Comisión- podrían comenzar a principios de noviembre, por lo que es posible que el texto aprobado ayer pueda sufrir algún cambio. Los Estados deberán resistir a la presión de las grandes compañías que fabrican sus productos con plástico de usar y tirar. De hecho, la normativa ya fue modificada con respecto al proyecto inicial, pero en este caso para hacerla más duro aún. Así, los eurodiputados añadieron ayer a la lista de productos que tienen que desaparecer del mercado los palitos para globos, los productos de plástico oxo-degradables, que deberán ser biodegradables, y los contenedores de comida rápida fabricados con poliestireno expandido.

Si prospera la directiva, el consumo de determinados productos que resultan contaminantes, pero para los que no existe alternativa, también tendrán que reducirse al menos el 25 % para el 2025. En esta categoría están los envases de un solo uso para hamburguesas, sándwiches, frutas, verduras, postres y helados. Los Estados miembros tendrán que diseñar planes nacionales para incentivar el uso de productos que puedan ser reutilizados, así como el reciclaje.