¿Son los niños andaluces peores estudiantes?

Los datos del rendimiento académico detrás de la polémica afirmación de la exministra popular Isabel Tejerina

«En Andalucía te dicen que lo que sabe un niño de 10 años es lo que sabe un niño de 8 en Castilla y León», aseguró la exministra Isabel Tejerina en Los Desayunos de TVE. La ahora vicesecretaria de acción sectorial del Partido Popular quiso argumentar así los desequilibrios en el sistema educativo español, cayendo en un nuevo tópico sobre la comunidad difícil de demostrar. El aparente desliz removió al pueblo andaluz y a sus políticos, con el presidente de los populares en la comunidad desmarcándose de las declaraciones de Tejerina. «Los niños y profesores andaluces son de diez, solo les falta un gobierno a su altura», apuntó Juanma Romero en su cuenta de Twitter.

La exministra decidió matizar sus palabras aclarando que se refería a la gestión de la educación en Andalucía. Pero, incluso en esta nueva afirmación, los datos no parecen sostener el discurso de los populares. La forma más aproximada de llegar a la polémica sentencia de Tejerina es a través del Informe PISA, el habitual medidor sobre el rendimiento académico elaborado por la OCDE a nivel mundial. A falta de la publicación del estudio realizado este año y que verá la luz en el 2019, el informe del 2015 es la última fuente de datos disponible.

Uno de los apartados evalúa la puntuación media en lectura de los alumnos que se sometieron a la prueba en cada comunidad autónoma, comparándola con el resto de países de la Unión Europea. Ante la imposibilidad de medir la sabiduría de un alumno, como aludió la exministra, los resultados de este baremo se aproximarían a su conclusión. De hecho, analizando las puntuaciones por autonomía, es aquí de donde probablemente parta su afirmación. Los estudiantes de Castilla y León son los que mejor dominio tienen de la lectura, obteniendo una puntuación de 521,6 puntos que supera la media española en unos 25 puntos y la europea en 26. Los niños y niñas andaluzas rayan bajo aquí, sitúandose penúltimos por encima de Extremadura.

El nivel de comprensión lectora en Andalucía está por encima del griego o el húngaro, aunque lejos de países del entorno como Francia (499,3) y Portugal (498,1). Castilla y León supera a la segunda mejor, Irlanda, y roza los 526 puntos obtenidos por los estudiantes finlandeses, los mejores de Europa en este ámbito.

El alumnado andaluz saca la peor nota en la prueba de matemáticas, con 465,8 puntos, muy lejos de la media europea (492,6) y la española (485,8). Castilla y León tiene la segunda mayor, por detrás de Navarra (518,1), que es mejor al promedio de cualquier otro país de la Unión.

Prostíbulos y profesores

El secretario general del PP salió a arreglar el desajuste causado por Tejerina. «Pedimos que lo que se gastan en prostitución se lo gasten en educación y les iría mejor», reclamó Teodoro García Egea, en referencia al escándalo de las tarjetas «black» de la Faffe, la fundación de la Junta orientada a formar desempleados y que acabó financiando también visitas a restaurantes, hoteles y prostíbulos. «Lo que es ofensivo para los andaluces es haber conocido que alguien se gastase 36.000 euros del dinero de los andaluces en un prostíbulo. Eso da para 20 becas», añadió.

Lo cierto es que Andalucía se sitúa como la segunda comunidad que menos gasto público dedica por alumno. Unos 4.510 euros, según los datos del Ministerio de Educación para el año 2014. Los vascos, con casi el doble, son los que más reciben. Los profesores andaluces tienen a más alumnos por clase en los centros públicos que la mayoría de autonomías tocando a 12,4 estudiantes por docente.

Los populares, en su casi improvisada defensa de la exministra, hicieron hincapié en la errática política educativa de la Junta en los últimos 40 años. Andalucía, sin embargo, es la segunda comunidad que más dinero de su gasto público total dedica a esta materia. El 25,2 % en el 2016 fue directamente a la educación, un 3,4 % más que el año anterior, según la Secretaría General de Coordinación Autonómica y Local.

La educación infantil en Andalucía, donde se centra la crítica de Tejerina, absorbe el 40,2 % del presupuesto total en enseñanza. En el caso de Castilla y León es del 36,93 %, mientras que Galicia ostenta un mejor ratio: el 44,87 %.

La inversión en Educación cayó en todas las comunidades autónomas entre los años 2007 y 2013. La Junta fue la cuarta que menos redujo su presupuesto para este apartado, frente a los severos recortes ejecutados por los gobiernos de Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid o Cataluña.

Las familias andaluzas realizan un esfuerzo ligeramente mayor para pagar la educación de sus hijos. La Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística muestra que allí se invierten 252,1 euros al año, por dos euros menos en Castilla y León.

Las diferencias entre comunidades autónomas, con competencia propia en materia educativa, son difícilmente cuantificables. Así lo entienden las autoras del informe Equidad Educativa en España: Comparación regional a partir de PISA 2015, de las Fundaciones Ramón Areces y Europea Sociedad y Educación, que advierten sobre la «falta de información de pruebas estandarizadas a nivel nacional que permitan realizar una comparación rigurosa entre ellas».

Votación
26 votos
Comentarios

¿Son los niños andaluces peores estudiantes?