La mentira de Nadia se sienta en el banquillo

Este martes arranca el juicio contra los padres de la pequeña, que llegaron a acumular casi un millón de euros de donativos, de los cuales solo emplearon 300 en la medicación de la niña

Fernando Blanco recaudó miles de euros en donaciones para, supuestamente, ayudar a salvar la vida de la niña
Fernando Blanco recaudó miles de euros en donaciones para, supuestamente, ayudar a salvar la vida de la niña

madrid / colpisa

Era el «negocio» de Fernando y Marga. Gracias a su hija Nadia llegaron a acumular casi un millón de euros que debían servir -supuestamente- para curar a la pequeña de su enfermedad mortal. Argumentaron que tenía que ser operada en EE. UU. a sabiendas de que no era cierto. Porque Nadia está enferma pero no tiene riesgo de muerte inminente. La niña padece tricotiodistrofia, una enfermedad rara que produce alteraciones en el pelo y la piel y una serie de trastornos neurológicos que impiden un desarrollo intelectual normal, así como envejecimiento prematuro. Algunos de los síntomas y alteraciones que causa son tratables, pero es una enfermedad incurable.

;
Así montaron el negocio los padres de Nadia Los investigadores confirman una posible estafa a nivel nacional

Fernando conmovió a media España con un relato ficticio difundido por varios medios de comunicación. Salió en innumerables platós de televisión acompañado de su mujer y de Nadia. Dijo que la niña fue tratada de Afganistán, en Houston, en Finlandia, en Rusia... Era mentira. Nadia no fue dada de alta en ninguno de los hospitales que su padre contaba. Según la investigación judicial, la familia solo se gastó 295 euros en la medicación de la pequeña. ¿Cómo se gastaron el resto?

Este mares comienza el juicio en el que treinta testigos declararán en la Audiencia de Lérida. El fiscal pide seis años de cárcel y los padres seguirán diferentes estrategias de defensa. Fernando lleva en prisión desde finales del 2016, y Marga disfruta de libertad provisional. El hombre insistirá en que sí realizó muchos de esos viajes al extranjero y visitas a médicos y curanderos, aunque no pueda probarlo con documentos. Sostiene que los pagos por esos reconocimientos médicos se hicieron en metálico, sin factura. Mientras tanto, su mujer seguirá una estrategia basada en que se limitaba a hacer todo lo que le decía su esposo y que no sabía cuándo este se iba con la niña, si asistía a un lugar o a otro. La Fiscalía considera que al haber actuado como cooperadores para la comisión del delito de estafa, ambos merecen pasar en prisión el mismo número de años.

;
Los rostros de las estafas con enfermedades más sonrojantes Primero fue el caso Nadia, después conocimos el de Frank Sherpa y finalmente llegó Paco Sanz. Todos engañaron a los donantes con sus dolencias. Y la investigación policial acabó con su engaño. Así fue como lo hicieron.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La mentira de Nadia se sienta en el banquillo