Reúnen 300.000 firmas para pedir que no se penalice a las mujeres científicas por el hecho de ser madres

Serán entregadas hoy en el Ministerio de Ciencia, donde varias investigadoras mantendrán una reunión con la secretaria de Estado


redacción / la voz

Cuando María de la Fuente-Freire, directora de la Unidad de Nano-Oncología en el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago, inició hace un año su particular cruzada para denunciar la penalización que sufren las mujeres científicas por el hecho de ser madres poco podía imaginar que llegaría hasta donde lo ha hecho. Sensibilizó a la sociedad, consiguió que todos los partidos políticos de Galicia se sumaran a su causa y logró, en primera instancia, que unos 100.000 ciudadanos apoyasen su reivindicación. No estaba sola. Luego, otras dos mujeres investigadoras en la misma situación de otros puntos de España, Carmen Agustín, Diana de la Iglesia y Ana González, se sumaron a la campaña, en la que han reunido 295.00 adhesiones para exigir medidas concretas que terminen con la discriminación por género y que la maternidad «deje de penalizar a las mujeres científicas».

Las firmas serán entregadas hoy en el Ministerio de Ciencia, donde mantendrán una reunión con la secretaria de Estado. «Creo que sí, que esta vez lo vamos a conseguir, porque parece que son receptivos a nuestra propuesta», explicó ayer. «Lo que queríamos -añade- era visibilizar que no estábamos solas, que este es un problema que afecta a muchas mujeres». Elude, entonces, hablar de su caso particular, que le impidió optar a un contrato mejor dentro del programa Miguel Servet porque en los 13 meses que estuvo de baja por maternidad de sus dos hijos no pudo competir en igualdad. «Lo importante -dice- es que se arreglen las cosas para todas»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Reúnen 300.000 firmas para pedir que no se penalice a las mujeres científicas por el hecho de ser madres